martes, 27 de septiembre de 2005

en el primer tren de lejanías...

Yo tampoco diría tanto. Quiero decir, que si cerré es porque quise y solo por eso. Y porque ya nada es tan importante. Todo es relativo, relativo a ti o relativo a mi. Y no cierro porque hablasemos ayer y no te dieras ni cuenta. Lo hago porque hace tiempo que lo tenía pensado. Y cuando pienso demasiado una cosa, o la mato o me mata, y deberías entender que no puedo morir siendo un sub'21. Sería larga la lista de visitas a tus ojos, y de caramelos robados a niños pequeños, porque en todo lo gentil hay algo de malvado. Sería más larga aún la lista de disculpas que merece un marinero sin barco, y sin amarre, y muchas veces no las recibe. Cuanto miedo me da el mar, y sin embargo hoy volvería a meterme en él, como cuando era pequeño y usaba flotador.

Necesitaria algún que otro flotador, muchas caridades, y ciertas contra-adicciones para seguir escribiendo aquí. Un lugar que me fue extraño tanto tiempo, y que quince meses después se vuelve a alejar. Un exilio de los que dolerían menos, salvo porque son propios y en mayúsculas. Si no cerré antes, fue por titubeo, y por decirte las últimas cosas que deberías saber. Yo titubeo mucho, casi tanto como tus caderas. Aún tengo uno de tus acertijos en la cabeza, y sé que después de éste, no habrá más. Ya no habremos más. Ni malos entendidos, ni buenos con chaqueta de cuero. Y todo será respirar tranquilo. Ya no hablaré en la ducha con el agua a presión contra la boca diciendo "no me necesites, si luego no vas a estar". Ya no escribiré. Ya no te veré comprando mi vida en el mercado. ¡Al peso, todo al peso! Ya no habrá canciones tan tristes como tu risa enlatada en cintas de video -escuchen a Pablo Ager si pueden-, ni letras dedicadas. Volverán a existir todas las horas del día, y todos los días de la semana. Los años tendrán trece menos un meses. Y reíremos, por separado, obvio. Tendré el pasaporte siempre a mano, para viajarte. Y si algún día no puedo viajar más, desapareceré. Lo dejaré todo, como tantas cosas me han dejado a mí. Cualquier nombre de enfermedad o de flor, me valdrá. Escucharé con Malicia, las andanzas de siempre. Me mudaré de planeta, y alquilaré una playa en medio de la montaña. Será todo coherente, como siempre debió ser. Ahora que te quiero y no, que por fin "no" es algo amable, y que acaricia a las personas. Y he roto casi todo lo que tenía que romper, porque sigo siendo lento, puedo apagarme. Y brillar con las estrellas que duermen de más, y no echan de menos. Y hacer cosas ilícitas. Ahora que sé demasiado y está todo bien porque me descubres a traición. Me gusta el chocolate blanco-y-negro, como nuestros ex-rincones.

Supe que habría un momento en el que tendría que olvidarte, y no sabría CUANTO. Y en el que debería dejarnos aparte, y no sabría COMO. Todo lo que no supe entonces, lo tengo ahora en la mano. Lo mejor de todo es que ya he sido un gigante con piés de barro, y ahora soy un canijo con la camiseta sucia. Y se me empieza a caer el pelo, ¡siendo un sub'21, por dios! Ese es el problema. Que el pelo se caiga, y las hojas de los árboles se inmolen. Porque ellas no se caen, se tiran..nadie viviría al lado del mismo árbol toda una vida, o no como el primer día, porque de esos solo hay uno. Y volar, y volar, y volar. Hoy que te puedo mirar y no me duele. Que todo lo importante de la vida me cabe en una frase, y trepo por mis tejados, es cuando puedo cerrar mi amor, (y) mejor me voy..

Ya lo he aguantado todo Y una sonrisa tampoco me podría hacer tanto mal, pero a pesar de ello, te pido que no. No se escriben dos historias iguales. Encontraré otros lugares, y la decadencia seguirá vistiendo jersey de cuello alto. Al fin y al cabo, nos reímos con esto, y conjugando verbos irreverentes. Pensaba que iba a ser más ordenado en mi exposición, en este cierre de cortinas -o cortina de humo-, pero me releo, por primera vez en quince meses y no he sido ordenado. Mejor. Es el momento de las Mentiras Elegantes, de escribir las canciones de un disco que lloraremos, y no saldrá a la venta..con voces amigas e instrumentos ajenos. No doy nombres. Siempre está todo el mundo invitado a cantar, incluso los que no sepan. Yo el primero. Y sigo sin verte..

es mi angel de la guarda, el que siempre trabaja,
desde el centro del mundo recordando tu fragancia

(...)

que sople el viento por encima de los tejados más nobles,
que anestesie al pasado y los recuerdos que los borren...


mira, amor, como sale el sol igualmente, dulcemente..

y que lo malo quede para la última cena...
Buscaré mi buena estrella, la encontraré, y entonces...
fue realmente un placer, cruzarse con ustedes.
Por favor, que alguien escuche alguna de estas 4 canciones mientras lo lee, y si puede las 4. Es lo único que pido, el último tiempo que robo

miércoles, 21 de septiembre de 2005

días mojados

Me he quedado a vivir en tus silencios de después. En los ecos de tu risa, en tus colores. Sobran habitaciones desiertas en todos mis rincones y en mis labios. Ciego por voluntad expresa.

Ya no te busco. Ni a ti, ni a tus bailes en parques de otoño. O disfrazada de princesa olvidada. Ya no lloro canciones para dormirme en tus manos. Ni bebo, ni caigo. No me mojo en la ducha debajo de la palabra lluvia. Ahora me dedico a tocarte en el metro en otros cuerpos, y a escribirte en farolas sin luz. Sin luz y sin motivos.



He domado a las olas buscando el camino menos adecuado para no encontrarte, y ya no le temo al mar.

Ahora que vivo de lo que recuerdo, y recuerdo poco, me he quedado en vela. Por eso he despedido a la arena de todos mis relojes y he vetado tus discos. Por eso aún me desmayo si veo tu fotografía y me miras. Y el sol me quema la garganta.

Porque sé que ya no somos posibles, y porque aún quiero, un slow with you tonight, bailando en mi caja de música.



perdimos el mundo en el viaje de vuelta a casa...







por más que yo quiera olvidarte,
y tú ni lo intentes

jueves, 15 de septiembre de 2005

...

Siempre quise vivir en un pueblo de mar sin mar. Y sentarme en la orilla y ser mundo. Para ver venir las olas, y las sirenas en auto-stop, llorando poemas y sal. Escuchar tus canciones en caracolas marinas, y bailarte en estrellas de mar.



Siempre quise servirte el desayuno entre flores mojadas, y vasos opacos. Con leche y dos de azúcar. Y olvidar mi maldita alergia al pasado, la leche, y el azúcar. Contarte, por ejemplo, que en el trabajo me han despedido por exceso de alegría, y que en el mercado me miran mal porque te quiero. Y que algunos nos han borrado los nombres, pero seguimos vivos. Que detrás de nuestras huellas, ya no hay zapatos sino besos. Y que algún detective nos sigue el rastro.



Sería genial, llegar al fondo de ese mar y enterrar nuestros tesoros. Tu mirada azul, mis abrazos, tu corazón, y mis labios. Sería genial, créeme. Serían eternos en manos de nadie. Y verían crecer la vida tras un rompeolas marchito como septiembre y caduco como una reja entre fábricas viejas.

Siempre quise contarte esta historia, tumbados sobre la hierba del día que nos conocimos. Y acariciarte los piés descalzos entre lluvia fina. Y lloverte yo también, mientras tú me regalas estrellas caídas del cielo, antes de ir a cenar.



Lo mejor de todo, es que ya lo hice y además, lo recuerdas.
Y nada es para siempre, pero nosotros también...

lunes, 12 de septiembre de 2005

frío



De notas tristes y miradas perdidas se llenó nuestra cama. Nuestra cama de sueños contados a ritmo de blues, y algo de resaca. Donde te toqué por primera vez los labios, los párpados, y la sien. Donde besé las notas del piano de tu piel, improvisando en do menor. O mayor. Una cama de madera, a la antigua usanza. Como las que veíamos en las películas de esa filmoteca en ruinas, que cerró por culpa de la letra pequeña de un contrato. Así cerramos nosotros también nuestras vidas. Por culpa de esa letra pequeña, tan pequeña como yo, que nadie lee. Por culpa de esas letras que decían "el día que me quieras, no me quieras por favor". Y así tuve que hacerlo, obligado. Con dolor, con mucho dolor. Y con lágrimas que ya no me salen.
Con cielos grises y palabras prohibidas he llenado tu ausencia. Tu ausencia de presencia y perfume. Con cartones viejos, escritos por ambos lados, con pedazos de ti, he tapado los huecos que dejaste. Duelen las frases. Dueles tú. Te pienso cuando no estás. Te imagino desde que te fuiste. Te quiero siempre. Ahora, seguro, te subirías el jersey hasta taparte la nariz, y me dirías "no estoy". Y te creería. Como tantas veces he creído en la vida. Como tantas veces soy yo el que se esconde dentro de un gorro de lana y lo bajo hasta los ojos, y te digo "no te quiero", y entonces eres tú la que no me cree.

Los gorritos son para el verano.

jueves, 8 de septiembre de 2005

lo más difícil de todo es la despedida de quien no te puedes separar


para rojo, verde y azul

Ahora visto inviernos prestados, inimaginable para ti. Antes de conocernos, antes de nunca, no habrías dado un duro por mi, y ahora tampoco. Pero es el precio que hay que pagar, supongo, por vivir. Se agradece que a tu lado, la vida haya sido vida y que la pena haya sido pena. Por fin. Por una vez.

Yo me declaro culpable de todo lo que ha sucedido, y de lo que no. Porque fui yo quien te fue a buscar, y el que te trajo a este camino de cardos. Yo te hice perder. Te hice romper promesas que nunca prometiste, y te hice volver a nacer. Demasiado para ti. Incluso, si hay que ser estrictos, te hice querer a chicos con remeras negras, y peinados down. No te merezco.

No te olvides de odiarme, porque debes hacerlo para liberarte. Ni de olvidarme una vez a la semana, o dos. Esto que te digo, no es prescripción médica, pero cumplelo. No es una certeza, pero seguramente, nos volveríamos a hacer daño, en cualquier lugar. Y entonces, tú serías culpable también, y no quiero eso. Porque yo soy profesional en comerme la pena, y el olvido, y tú una amateur que viste jeans de quince primaveras. A veces la primavera no es una gran estación, ni un buen apellido, por eso buscamos el calor del invierno. Para dibujar en blanco y negro, lo que en verdad no tiene estilo. Por eso vestimos inviernos lejanos y ajenos. Para salvarnos. Para salvarte.

Algún día lo comprenderás...

lunes, 29 de agosto de 2005

olvido




A ella le hubiera bastado con poco. Cruzar algún mar. Vivir alguna vez. Nunca le pidió a la vida más de lo que ella le podía ofrecer, y sin embargo muchas veces ofreció más de lo que podía dar. Esto era lo que enamoraba. En los pequeños detalles se regalaba para siempre.

En verdad nunca tuvo pareja alguna, solo besos. Sin nombre, sin remite. Intentó olvidar antes de aprender a olvidar, y le costó entender que algunas cosas nos vienen dadas en forma extraña. Lo consiguió. Fue mordaz a la hora de quererme, y no tuvo reparos en coserme el corazón. Un corazón hecho trizas, pero cosido. Tuve que quererla, entiendeme.

En alguna ocasión me contó sus sueños, y los compartimos. Imaginó fotografías disparadas en lugares fusilados. Sin flash, porque el flash es una gran mentira. No hay que poner cosas donde no las hay. Ni luces. Y mucho menos palabras. Más o menos nos reímos de todo eso, y de la gente que creía que las cimas son los puntos más altos. Nos burlamos, creo, de las cosas que solo parecen. De todo. De las cosas que se reflejan en los charcos y mienten. Del color celeste hojalata. De nosotros.

A ella nunca le faltó una sonrisa, y fletaba barcos para mi. Para mi, que me da miedo el mar. Y volar. Que me doy miedo yo, y los demás. Imagina. La adoré. Sabía francés, y alemán. Yo portugués y español. Fuimos de donde quisimos ser. Coimbra, Fréjus..de lugares que nunca veremos juntos. Y siempre le dije je t'aime. Del sur del sur, en los mapas. Y del este de los sentimientos. Las coordenadas desordenadas eran las únicas que tenían sentido. Y lo desgarbado de no llegar a conocernos bien.

Yo no sé querer. Sé querer querer, pero no quiero. No te pierdas. No te lo pierdas. Y se fue. Volvió a nacer en otra parte, y con otro nombre. La reconocería en cualquier gesto. En sus ojos. Pero ya no miro atrás. Esto es así.

A ella le hubiera bastado con poco. A mi me hubiera bastado con ella. Pero es el momento de construir una vida cierta, y aparcar los delirios y las ilusiones en pretérito imperfecto. De olvidar lo que es lícito olvidar -nada-, y coger hojas en blanco.

Voy a empezar por un color cualquiera..tal vez celeste hojalata.

miércoles, 27 de julio de 2005

chicas azules

500x525px - 25.6 Kbytes



¿Quien sabe cuales son las cosas que durarán para siempre? Me harté de perfumes eternos, que se olvidan a los dos segundos, y no huelen a nada. Toda una vida de preparativos, para aprender a caer de pié..y luego es la suerte la que decide. Necesitamos chicas azules, también el olvido. Nada mejor para cerrar heridas, que una chica con la voz en off, que solo sabe decir "no te quiero". Yo tampoco la quiero. Otros la besarán, la acariciarán, recorrerán su espalda desnuda, y tendrán los pensamientos más impuros con sus ojos, pero yo la ví sonreír, y aunque después de tanta derrota, no me puedo considerar un ganador, esta vez vencí. La invité al primer jardín sin flores de la tierra, y trajo su mirada envuelta en papel-couché. Debo agradecerselo supongo. Luego nos tumbamos debajo de la mesa de madera podrida, para pudrirnos, pero no lo conseguimos. Yo aquel día hice el capullo, pero ella hizo la mariposa y se fue volando. Sé que no volverá. Todos los que se fueron no volvieron nunca más, y es díficil saber. Extrañamos lo que tuvimos entre las manos, y lo que nunca llegó a existir, y sin embargo a mi mismo me echo de más. Me gustaría saber que ven sus ojos cuando no me miran, si al ladrón o al reformado, o si ya simplemente no me ven porque no soy. Alguna vez fuimos, esto es verdad. Pensemos que en todo este año, solo me he enamorado una vez, y que he sido fiel a las ilusiones, como los estúpidos que aún creen en cosas que no suceden. Si alguna vez he hablado de Diana, olvidemosla por unos momentos, y entonces ya no queda año..solo camareras en bares cercanos, y letras amigas en buzones ajenos. Entonces solo queda ella, y una ostensible falta de valor, reforzada por una falta evidente de fuerzas para intentarlo de nuevo, y es que a un corazón en obras, nunca le cuelgan el cartel de "no hay billetes". Directamente lo entierran, aunque siga vivo. Vos y yo sabemos, que a este corazón solo le hacía falta un pisotón bien dado, preciso y exacto para matarlo, y lo peor de todo es que lo has conseguido. Coger aire. Más aire. Escapar por un tiempo, o huir..el ansia que algunos tenemos de perdernos en nosotros mismos, y entonces sí, si sabemos salir, volver a compartirnos. Saldremos. Mientras yo espero que alguna chica con ojos love, me diga que estoy intacto y que aún me reconoce me voy a quedar en este exilio de pasaportes caducados, y visados en extinción. Nadie y nada, serán los peajes para coger la autopista a ningún lugar, donde la espero con los brazos abiertos, y el corazón desierto. Si viene le pido que no traiga comida, porque aquí solo vale mirarse, el resto es mentira. Y yo también. Una vez más.

Tabaco. Gaviotas. Fumar. Cosas. Echar de menos. Recuerdos. Árboles.
En verdad, no sabemos nunca si vamos a volver.
"todas las veces son la última vez" y yo ahora mismo me siento como diciembre, al final de algo que termina, pero cerca de nuevas cosas que han de suceder
Es importante saber cosas. En verdad, no.

viernes, 15 de julio de 2005

a veces

500x525px - 25.6 Kbytes



A veces ves a alguien, que te recuerda a alguien, que a la vez te recuerda a otras personas, y ya no puedes salir. Por eso a veces cierras los ojos para salvarte, y es en balde.

Porque a veces escuchas algo, que te recuerda a alguien, y a la vez te recuerda cosas que sucedieron hace tiempo. Entonces te tapas los oídos para creer que no podrán volver, y no sirve de nada.

Porque a veces hueles tristeza por la calle, y te recuerda a ella, que a la vez te hace recordarte a ti, y cómo eras, y como solías huir de los rayos de sol, para acabar durmiendo a la sombra de nada. Tú no usabas corbata, eras demasiado joven para ahorcarte, y yo tampoco.

Y sales a buscar alguna chica que te quiera, entre plaza catalunya y la Diagonal, y llegas solo a casa, porque siempre estamos solos, aunque no lo parezca. Esa chica no se merece una canción, ni un baile, pero los tendrá si vuelve a existir antes de cinco minutos. A ti ya nada te conmueve, bueno, solo una cosa.

Que te diga que ya no te necesita, porque ya no puede hacerte daño. Es obvio, que esto es conmovedor para ti, como lo sería la escena de una despedida en un film portugués subtitulado en italiano. Recuerdas.

Entonces piensas, hay que seguir, hay que intentarlo, es el primer paso, el segundo se improvisa. Y te prometes a ti mismo que no te volverás a perder, y que dejarás de prometer, aunque seguramente no cumplas ninguna de las dos. Tú llorarías por ella. Todo es pérdida. Y gélida también es un buen lugar para perderse. Antes de que se apaguen las luces, está claro. A veces, solo a veces..no te vayas a acostumbrar.

viernes, 8 de julio de 2005

personal

Yo no necesito que me diga eso, porque desde hace tiempo, aquí solo creemos en frases imperfectas. El día que me dio el mordisco detrás de la oreja, creí que era por amor, y ella me dijo que no. Jugaba con sus dedos a trenzar melodías en mis ojos, como una caja de música que no deja de sonar, y que no tiene melodía. A poco de que cogió este vicio, empecé a vestir ojeras, día si, día también, porque fabricabamos música de usar y tirar, mientras nos tumbabamos por las calles, y contabamos estrellas y estrellados. Nunca llegabamos hasta el mil, y además nunca aprendimos a contar cosas, que no fuesen mentiras hermosas. Ella hilaba muy bien sus palabras, y yo la aplaudía como un devoto, hasta que empecé a entender. Nos estabamos quedando vacíos. Olíamos la libertad desde cualquier rincón de la ciudad, pero nunca la pudimos tocar, porque se escapaba como los veranos de sal y arena. Ojos azules, tenía y tiene los ojos azules, pero yo no se los puedo mirar. También superamos las fronteras personales, y olvidamos lo demás, todo lo demás. El hueco de la escalera era el lugar ideal para llorar, y deshojar margaritas de papel, me quiere, me odia, me besa, me oprime, me mata, me asusta, bis, bis bis..Yo comencé mi colección de canciones tristes, para días de pena y resaca, encabezada muchos meses, por CARTA AL CIELO, y luego la quemé. Entendí que tenía miedo de aquello que todos tememos, y no sabemos lo que es, ni de donde sale, ni siquiera podemos ponerle un nombre, o un color (es gris), pero yo empecé a ver en ello su nombre, y empecé a temerla, como los niños tienen miedo del hombre del saco. Imagina lady, ese es un temor muy grande, para un corazón tan pequeño como el mío. Morí tres veces en un mes, pero por suerte siempre dejo las cosas a medias, y aquí estoy. Nunca se irá de mi, hay cosas que no se atreven a largarse, como mis putos recuerdos, como tus dulces promesas. Ningunos se cumplieron. Eso no pasó. Yo no juré y tú no prometiste. Las soledades compartidas me seducen. Ella me atrae, y me detesta. Algún día le daré su merecido. Entretanto, empieza mi verano, y aunque no es mi cumpleaños, toca celebrar que nos volvemos a ver. Este soy yo, o todo lo contrario -a lo sumo puede ser mentira..y..¿que más da?-

640x480px - 17.9 Kbytes

hoy me puse mi mejor traje, aunque no había ninguna fiesta,
la verdad, ya no sé si la quiero, no me importa lo que te parezca...

jueves, 2 de junio de 2005

¿porque no tengo ya nada de ti?

499x564px - 13.0 Kbytes



No olvido las cosquillas, los secretos, los abrazos debajo de la sábana, las mentiras, los empeños, las ganas, los besos, las caricias, las lenguas, las copas, los vasos, los besos, las fresas, tu lengua, tu espalda, mis miedos, tus ojos, las penas, los cumpleaños, los días de fiesta, las fechas, las postales, los cuadernos, las risas..no los olvido, pero en cierto modo, aunque sé que no es así, siento que ya no los tengo.

nadie baila el rock and roll, en mi cama como lo hace tu sonrisa..

viernes, 27 de mayo de 2005

let it fly

Recuerdo cuando luchabamos por llegar a fin de mes, con los besos al día, y las penas canceladas. Yo trabajaba de hombre de las sonrisas, en la última calle del barrio, y tú vendias globos de humo, con promesas dibujadas. Nadie nos pagaba, porque ese era nuestro regalo a la ciudad. Así nos endeudamos, y nos enamoramos. Y abril se comió a mayo, la primavera al invierno, y contó diez, volvió a tirar, y ya eran dos años. Así perdimos la fe en el color marrón, y nos encaprichamos de Sitges. Playa y resaca, para dos, en una copa de cristal. Y niños chillando en el malecón "no queremos crecer, queremos volar"..y tú con zapatos de Wendy, y yo con ojos de Peter Pan..Nos fuimos con ellos. Cantamos, y escribimos poemas en la arena, que las gaviotas leían sin ganas, buscando basura en la orilla. El agua se los llevó, pero las frases quedaron en la retina. Robamos dos bicicletas, y dimos vueltas al corazón. Nada que perder. De vuelta a las calles de Barcelona, donde todo nos espera, y nadie se hunde sin que le inviten a un trago, nos perdimos en los túneles del tiempo. Y volvimos a empezar..

Te miro, aunque no lo parezca, mientras vas a pagar la cuenta.

640x449px - 27.8 Kbytes

me voy a sentar en un bar, a ver la gente pasar..

jueves, 26 de mayo de 2005

forget, forgot, nos vemos...

461x614px - 19.1 Kbytes
-Porque has venido?
-No lo sé, quería verte..
-Eso no es un motivo
-Ya lo sé, es una excusa..
-¿Entonces?
-Entonces, dímelo tú..
-¿Que quieres?
-Te quiero
-¿A que has venido?
-Ya no sé poner los acentos, ni hacer la colada de sentimientos, ya no me vacío, solo pienso en colores despampanantes, aborrezco los desayunos integrales, me despeino el corazón para salir de casa, miro de reojo a las chicas del semáforo, sueño con chicas en bicicleta y amigos que las miran, oigo canciones de mujeres con chaqueta rosa y violín desfinado, en fin no lo sé..¡ahora uso sombrero!
-¿Quieres que vuelva?
-Ahora que lo pienso, mejor que no...
A veces es mejor quererte olvidando, que olvidarme de quererte..te lo digo en serio..Golden Slumbers.

domingo, 22 de mayo de 2005

wait



Cuando te ven llorar
lágrimas al borde de tu boca
para justificar
lágrimas a punta de pistola.


Dice el médico, que no puedo comer tarta de manzana, que tengo mal el corazón, y eso no ayuda.

Yo creo que no es por la tarta de manzana, ella calza otro nombre, pero luego duele igual...

viernes, 20 de mayo de 2005

no, no, no



Ya no estoy para suspiros baratos entre cafés cortados, ni para gritar excusas por la calle. Me rendí a la evidencia de las madrugadas vestidas de tú, y pavimento mojado. Tiemblo. A las cinco de la mañana, cada día tiemblo, y el motivo hace años que no existe. Robaría todo lo que echo de menos, pero no a ti.
Cuando llega el verano me desmayo habitualmente, entre acordes y notas, que antes recitaban tus labios. Yo te tocaba.



Después de varios meses, por fin he escrito la canción en el tren, un parrafo en cada vagón, un verso en cada ventana. No ha sido duro. No es duro rendirte un tributo tardío. Lo duro es pensar que mañana llamarás a la puerta, y saber que no es verdad.
Seguir enamorado de un recuerdo, de tu promesa, y de nuestra canción, no entraña mayor riesgo que el de estar enamorado, y sin embargo tú me dirías que no me conviene. Ellos no me dicen nada. Te he escrito una canción, y aunque no la vas a oír, te la cuento igual, y así recuerdo cuando tú me cantabas tus historias de parque y cigarrillo. Sabes que mataría por estar a tu lado, por cada noche en la que te fallé.
No elegí las circunstancias, nunca elijo. Y ahora vivo deshaciendo los nudos de mi garganta.




..intacto el corazón ..

miércoles, 18 de mayo de 2005

ni hablar

Odio no mirarte a los ojos. Despertarme en carreteras olvidadas, llenas de maleza y resaca y no poder besarte. Pero también odio despertarme y lo hago.
Mi perdida de visión es ya evidente, y no la puedo disimular. Ahora me guio por olores, pero hay tantas cosas que no huelen a nada que no puedo arriesgarme. Tus mentiras y mis silencios. Las piedras escondidas bajo una flor. Ella que me saluda desde el coche, y no sabe que no puedo verla. La quiero, a mi manera, pero la quiero. Es un ángel y aunque no lo sabe, puede volar. Yo también pude una vez. Solo una.
Es medio triste dejar de verte, pero la otra mitad es alegre porque alguna vez desayunamos juntos. Debían ser las diez y media de la madrugada, y además llovía. Yo comí algodones con sonrisas, usted pidió jazmines sin abrir. La cuenta fueron diez besos, dos abrazos, y una caricia a traición. Tuvimos que fregar platos hasta la noche, para no quedarnos sin blanca.

No sé porque sigues creyendo en mi, ni te lo voy a preguntar. Me vale. Algún día cruzaremos el charco a ningún lugar del mundo. No habrá remite ni horas, por favor, es la única condición. El resto te lo prometo. Alguna vez teníamos que empezar a terminar de una vez. Este momento, estos labios, tu beso en mis manos, abril que no se va, los colores del cielo, el blanco y negro de lo que no vivimos, y Barcelona. Este será el equipaje. No me gustan las prisas. Lento..piano..despacio..mientras la chica del flequillo mojado me mata.



No habrá flores en la tumba del pasado..

domingo, 15 de mayo de 2005

ausencias


Me lo ha susurrado tu hermana, y tu madre me ha sonreído: me querías. Nunca fui un chico de reloj en la muñeca, porque me gusta preguntar la hora a las princesas de barrio que pasean con la plebe. Y siempre llego tarde, porque me quedo dormido en las retinas de los cristales del metro.

Esta vez no ha sido diferente, y ya no estás.

Yo te mandaba cartas que creo que nunca te llegaron, porque el cartero se las comió, pero me daba lo mismo. Te escribía no-poemas con rima asimétrica insonsante, y no te gustaban. Que risas te pegaste con ellos, incluso alguna vez creo que lloré, solo de pensarte. Y ahora ausencias.

Odiaba cuando éramos mayores, y teníamos que obedecer a los padres para no quedarnos sin trozo de pastel. Y ahora ayuno en todas las fiestas. Hace dos años que no duermo, y no es mentira. Pasa el otoño, entre recuerdos de fotomatones. Y nos mataron.

No se estaba tan mal en el olvido. Nos dormíamos a las puertas, a dejar pasar las horas en pedacitos de nube, y tararear canciones de los Strokes..y yo no me sabía ninguna. Nos partíamos en dos mitades, luego en cuatro, luego en trece, hasta que eramos hormigas y podíamos volar.

Ja-ja-ja.
Estoy llorando porque ya no estás,
el cielo es gris tirando a muerte,
y un pedacito de suerte, me acaba de apuñalar.


Hoy toca lluvia de luna para cenar. Y lágrimas de postre. A mi no me gustan las despedidas, y sin embargo creo que ya es hora. Me querías. Yo también te quería, te quise, y te quiero donde estés. Nunca me diste un beso, pero me regalaste algunas tardes de invierno sin calefacción. Y no pasé frío. No debe estar tan mal lo que hicimos, aunque ahora te daría mi vida para que la apostases en el Casino, y recuperases la tuya. Doble o nada. Juntos o ninguno. Pero me temo que seguiré por aquí entretanto, viendo la vida pasar.

¿quien se quedará atrapada conmigo en mi viejo ascensor?


esperame en el cielo corazón, si es que te vas primero,
esperame que pronto yo me iré, allí donde tu estés..

martes, 10 de mayo de 2005

karel



Recuerdo pocas cosas de entonces, pero a ti te recuerdo. Tenías las manos siempre frías y olvidabas con facilidad, con el atractivo que eso podía suponer para alguien huerfano de sentimientos, al que tampoco le importaba borrar el pasado. Me mirabas distinto a las demás, sin prejuzgar, sin perdonar, no dabas importancia a la evidente cojera del lado del corazón, ni al temblor de la boca al hablar y eso era algo grande para mi, algo que nunca entendí, y que nunca quise relacionar con la compasión. Nadie nos podía asegurar que los besos supieran bien. Había que intentarlo, había que meterse en el charco, para acariciar el barro, y de paso sonreírle a tus labios. No puedo jurar a qué supo el primer beso, pero sé que los siguientes no dolieron. Todo parecía azul aquellos días, y tu decías que no, que era negro, pero que dolía tan bien..Nunca más volvimos a hablar de colores, solo de dolor. Creíamos en las estrellas -hay que creer en algo, aunque no exista-, pero odiabamos los Carnavales. Los días pasaban rebeldes sin seguir el orden del calendario, y las estaciones no tenían parada en nuestro andén de cartón. Carretera y balas de fogueo, para disparar al cielo, sin herir a nadie. Nunca había nadie al otro lado. Me ahorré un montón de agradecimientos en el primer disco, porque solo era para ti, y nunca lo sabrán. Ahora olemos a perfume barato de autoservicio, y ponemos el tocadiscos por las noches. Las escaleras ya no saben subir, es caída libre. Los sobres vienen llenos de promesas sin cumplir, y sin excusas. Nosotros solíamos decir aquello de "mañana más", y ahora el mañana no existe, ni tú, ni yo. Yo te tocaba el labio para pedirte perdón, y tú dibujabas sombreros en la pared para evitar la lluvia. Ya no llueve, nunca llueve. Solo nosotros. Esperabamos pequeños milagros, sin tener en cuenta la soledad. Nada valía una lágrima, y a pesar de ello, llorabamos frecuentemente. Un día cualquiera, algo empezó a doler por dentro, y tú te borraste del mapa. Yo miraba flores en los parques, pensando que eran canciones, y no. Los espejos de la casa, dormían de cara a la pared, y estaban rotos. No quería verme, ni que me viesen ellos. Volviste a mediados de agosto, de vacaciones, para robar y matar en el barrio, y desnudarte en la ventana detrás de las cortinas. Yo seguía pensando en ti, creo. Tu ropa campaba a sus anchas por la casa, y yo cada vez salía menos por temor a encontrarte de nuevo. Tenía miedo de mi. Llamaste a la puerta, yo estaba escribiendo una redacción sobre las chicas de mi vida, y el porque. Me caí. Me colgaste. Y te comiste el corazón con doble de alevosía.
Ya he perdido la cuenta..y ahora...another life without you..

viernes, 6 de mayo de 2005

primicias, primores, y princesas

Algunos no-científicos, poetas, enamorados, y abstemios anuncian que próximamente aparecerá en el cielo una nueva estrella, que a algunos les recordará que hay cosas que siguen valiendo la pena, y a otros les hechizará con luces de neón a toda vela..No hay que creer en ellas obligatoriamente, puede ser necesidad. Miento si digo, que he olvidado, seguramente también si digo que quiero olvidar. La única verdad sería decir que necesito hacerlo, aunque ya no me quiera..
Y tú crees que los viejos con boina, siempre fueron marineros...

lunes, 2 de mayo de 2005

mejor con...

Para Xavi.
Ojalá que no
Hoy todo se ve borroso, me miro al espejo, y ni siquiera soy capaz de encontrarme en él, me siento gris, gris como esas tardes en las que te esperaba y no llegabas nunca. Me visto rápido y sin ganas, para irme al trabajo, he dormido demasiadas horas, un exceso de los que ya no me gustan..prefería desvelarme contigo..y ahora solo puedo hacerlo pensando en ti. Ahora he tenido que aprender a dibujarte sin verte, a escribirte sin tenerte aquí..ahora he aprendido a hacerlo todo de memoria, incluso quererte. Las ganas de soñar se rompieron de golpe, 3, 2, 1 roto..y yo con cara de tonto..con las manos vacías, las mismas manos que no hace tanto te acariciaban, y robaban besos a tus labios..Ahora no tengo tus silencios complices, ni tu sonrisa suicida para matarnos juntos, las canciones ya no son las mismas, aunque puede que la voz si, y el coro también, pero yo canto solo..y me sabe a nada, me olvido de las frases -y las fresas- que más duelen, para protegerme a mi mismo de lo que se me viene encima. Recuerdo nuestras conversaciones en el portal, hasta que la luna nos echaba de allí, para emigrar a cualquier lugar mejor, donde poder cantar al borde de tus instintos letras de poetas genuinamente desgarradoras, y seguir andando por calles -de las que evito el nombre, para no recordar-, hasta que un amigo llamaba para confesar que tenía una estrella en medio del cielo de la ciudad, y que era suya, y hablabamos de todo, sin pensar en nada más que el momento. Yo tenía mi estrella bajo mis alas, y no sabía si taparla, o si exhibirla, porque los cazadores de estrellas hace tiempo que atacan de noche, y de noche hay corazones que se duermen en las esquinas del amor, y a veces no depiertan. Y todo lo que soñamos. Ese mundo de cabellos de seda, de luces emergentes desde el horizonte, para invitarnos a vivir sin prisas, ni horarios, sin adioses, sin soledad...¿donde quedó? ¿cuando crecimos tanto que tuvimos que dejar de creer en los sueños? La casa se ha vuelto tan triste desde que es solo mía, que no sé si comer algo o pegarme un tiro, -creo que me da lo mismo porque no serviría de nada-, pero en la distancia sigue la esencia de algo que fue, y que es, pero que ya no puedo mirar a los ojos si no es con fotografías o postales, y eso DUELE. Perder algo que has buscado toda la vida, o toda la puta vida, algo que encontraste por casualidad, con voz fuerte y dulce, con timidez, casi sin buscarlo, es como morir un poco, y lo peor es que no te mueres del todo. No habrá olvido, pero el vacío ya lo siento en mi cuerpo, que vacila de lado a lado por las escaleras del edificio, como si tuviese que buscar de nuevo, un punto de equilibrio para no caer desplomado..no habrá olvido, solo tristeza..no, no, no, y aunque no sirva de nada decirlo, creo que no es justo..
Y estos absurdos intentos por recomponer el pasado, no me salvarán...porque los momentos no son eternos, pero las miradas sí..y solo puedo acariciar el humo de tus cigarrillos, y el eco de tu carcajada en mi sofá. Os abrazo como si estuvieseis aquí, dentro, en el corazón, porque es donde siempre os llevo.
Y entretanto voy dejando pedacitos de mi corazón por las esquinas, por si pasas y lo ves...



"todo estaba mejor, cuando estaba contigo,
dime que noche, te toca librar, me olvido..."

lunes, 25 de abril de 2005

era esto

Mientras mis gafas de sol me miran con tirria desde la mesa porque aún me resisto a sacarlas a pasear..pienso que esto era lo que necesitaba. Sentarme en la mesa,



y pensar "quiero volar". Sigo sentado, pero ahora sé que la magia anda cerca, que lo excepcional es lo que está cerca del mar, y cerca de esa plaza que tú y yo desconocemos. Que lo perfecto, es que nunca me vas a dar la mano, nunca más, vaya. Que las preguntas seguirán donde quieran estar, y las respuestas las pasarán a buscar en coche, a la puerta de tu casa. Que ya no me necesitas. Que me quieres, pero no. Que mañana es martes, y pasado quizás. Que la capital de Francia, es Argèles, y la de Italia, Desenzano. Que aunque yo quiera que vengas, no vas a venir porque estoy por debajo del metro setenta de corazón, y eso.."no". Y los pelos se me amontonan en el flequillo en caída libre, porque ahora todo lo dejo crecer..hasta la pena. La calle es la única medicina a esta soledad, que espera ser algún día..soledad con flores.



Me pregunto si era esto lo que esperaba de la vida. Pasar de los veinte con pena y sin gloria, esperando que un nombre, y mil manos se crucen hasta decir "si quiero..hoy si". Ya ves tú. Perdona por el egoísmo si eso..Y Portugal hacia el este, solo por llevarme la contraria..tú sabes...yo a ella la quería, pero ella a mi..puede que ella a mi también..pero tú sabes..¡es tan pequeño lo que no dura nada! Y si un día me dijiste lo más bonito del mundo..y luego te fuiste..¿que culpa tengo yo? Porque eso me pesa..y dejo de volar, aunque ya de antes no volaba.



Gracias por tus tiernas preocupaciones, pero aún puedo andar, y eso era...andar..andar..aunque sin saber donde. Mierda. Discusiones sobre cuánto tarda en desaparecer lo que nunca ha existido. Cuanto tarda en borrarse el recuerdo del día de mañana. Cuanto tardarás en olvidar mi nombre, ¡y te juro que no son tantas letras! Cuando él nazca, háblale de mi, aunque sea mal. Que sepa que hubo padre, y que hay olvido. Medio confuso todo. Las estrellas pasan a ser..como tu dirías..indígenas del cielo, como yo diría..retales de neón. Y no son nada. Como tu y yo, ahora..no somos nada. Te escribo desde una noche de lluvia, que no quiero que termine ya..mojado, como..ya sabes cómo.



Y a veces me olvido de los demás, pero nunca me olvido de ti. Suerte que es momento de cerrar, tú lo llamarías huir, Toni cree que es correr..yo digo que es "punto y coma", y beba también si quiere..pero vuelva...luego vuelva porque hoy no cerramos por defunción.



Tuve que dejar la religión, porque solo creía en diosas y amigos. Y nosotros solo queríamos pastillas para estar mejor. No lo conseguimos, o no por las pastillas..es lo que yo creo. Nos sentimos grandes a veces, haciendo los gestos más pequeños. Ahora nos sentimos estúpidos, y solo queremos volar un rato más. Hoy me comí la fresa más grande del mundo. Luego ella me comió desde dentro, y estoy con el dolor en el costado izquierdo. Estoy leyendo lo último que me dijiste y me río, me río mucho, espero que me sirva para el viaje. Tú aún crees en trenes, y yo aún creo en abrazos sin billete. El revisor dirá que no..que hay que validar los abrazos, pero a mí ya me valen todos..hasta los abrazos rotos. Era esto..un placer, suerte que me voy, y no me duele..

Ya sabes que yo lo hago todo a traición..incluso quererte...como un perro

martes, 19 de abril de 2005

abril en la Diagonal

Los niños en el parque juegan, todavía
huerfanos del veneno del amor, a enredar
cabellos en el barro de sus manos,
y jurar bandera a un pedazo de cartón
mientras aún no es mediodía, y palomas cojas
con el pico roto, pelean por un sueño
robado a traición, llamado pan,
y nadie diría que lloro, porque lloro,
sentado sobre la aguja del reloj,
por miedo a caer en el olvido,
sin haberte dicho adiós

lunes, 18 de abril de 2005

-'--,--(@

y en medio del humo de la ciudad, una tienda de flores, me recuerda que no todo está perdido..

viernes, 15 de abril de 2005

historias que fueron nunca será



(en recuerdo a todos los que se tiraron a mares sin agua)

Promesas, calor, y un golpe de valor...y yo creía que aquella chica querría trato

Yo solo quería un nombre para un recuerdo, para un flechazo, para evitar que ella llegase al cajón de las chicas sin nombre, o de los recuerdos huerfanos, solo quería una imagen, un fulgor, un beso en la mejilla o medio, una mirada..Sentí que era un buen momento, amigos, Quique, y un brazo que rozaba mis aplausos, queriendo o sin querer, yo sí que quería..ella no lo sé..Fue mi luciernaga azul, y yo no quería que nunca terminase, pero hasta los actos más simples se apagan, y pasan de tenue a nada. Sin compromiso. La olvidaré, me olvidó. Un ángel, mi ángel para noches americanas...ahora el CD tendrá otra portada, aunque sea unos días, hasta que se recupere el corazón de tanto carnaval de decepciones, y prefiera mirar hacia otro lado..siempre que vaya a un concierto de Quique, la buscaré, porque el flash se quedó llorando sin rostro, y yo me quedé sin sueño del que despertar sonriendo..tal vez no todos los pasos sean correctos, ni on the right way, pero vamos..

caeremos juntos un día..

y se largó..pisandome a traición..

jueves, 14 de abril de 2005

todavía tú



Al lado del puente, juegan niños que aún desconocen la maldad, la miseria y la gravedad, desconocen cuanto hay que desconocer para vivir tranquilos, y pisan las flores, sin pensar que tú tienes ojos de flor, y que me olvidas. Yo no sé si te puedo olvidar, no sé que derecho tengo a ello..pero tengo derecho a guardar silencio, eso es seguro, porque calladito estoy más mono. La verdad es que hace tiempo que no me encuentro, y hace más tiempo aún que no me vienes a buscar, y quizás por ello me dejé hasta tal punto, que nunca más supe de mi. Ahora, hoy..hoy no soy yo..no me conocerías...cuando me dijiste "adiós" abrí la boca y cogí todo el aire que pude...tanto como para no respirarte en dos años..y hoy te veo..y tu perfume de traidora exquisita de primera calidad, penetra en mi cerebro, tal y como antes lo hacía tu saliva en mi garganta.

Hoy no quiero querer(te), hoy no necesito flores..

Los niños siguen jugando, cerca del puente dos enamorados se besan y me miran..sé que me odian por no mirarles, por no querer ser beso, ni querer ser eso..luego me voy a casa a mirar tus fotografías, y ellos, creo que se suicidan..

miércoles, 23 de marzo de 2005

buena suerte y hasta luego

Si alguna vez la vida te maltrata,
acuerdate de mi,
que no puede cansarse de esperarte,
aquél que no se cansa de mirarte

L.G.Montero

Dejo esto por un tiempo, no es desmotivación personal, es confusión..andar por inercia, andar, el camino, la vida tiene su impasse, vivirla deprisa es un error, quedarse parado seguramente es un error más grande aún, el tiempo no se puede recuperar, viene y te come..anticipación, curvas, abismos, y mar..

No temo a la soledad, me temo a mi mismo..

Aún no es demasiado tarde, princesa...

"mi quebranto, dos estrellas que seguir.."

Muy poco corazón, para demasiadas dudas...

Cuidense

domingo, 20 de marzo de 2005

lamentable

¿porque ahora necesito ver las cosas para creer en ellas?
yo antes no era así..

una luciérnaga azul y tú......

que alguien me entienda,
por favor...

¿a quien voy a esperar?
¿a quien voy a querer igual?

jueves, 17 de marzo de 2005

c'est sacré

Vivir rodeado de ganadores compulsivos, puede hacerte sentir pequeño, diminuto y frágil cuando realmente, qué cojones, solo eres frágil, pequeño y diminuto. Sales a la calle pensando que, ojalá que llueva, porque tú a veces como ya te dije alguna vez, también llueves, y me mojas, y me empapas, y me desdibujas queriendo o sin querer. Sales a comerte el mundo, pero el asfalto es duro, y morder la tierra, habiendo estado en el cielo, es una contradicción patéticamente romántica, para alguien que como tú, siempre tuvo vertigo a los corazones voladores. Es lamentable, digo..soy lamentable, realmente esto también lo es, y tu..pero así están las cosas, esperando el rojo de las lagrimas, el azul de los abrazos, y el verde de las sonrisas, para dibujar en dos dimensiones el placer de vivir este ultimo dia, como si mañana no tuviera que ser igual que hoy. No.

miércoles, 16 de marzo de 2005

yo quiero vivir en libertad..



Criz...miedoooo de volver a los infiernos, miedo a que me tengas miedooo..a tenerte que olvidarrr dice:
entona bien..escribe...
Criz...miedoooo de volver a los infiernos, miedo a que me tengas miedooo..a tenerte que olvidarrr dice:
no diga beso
Criz...miedoooo de volver a los infiernos, miedo a que me tengas miedooo..a tenerte que olvidarrr dice:
eso
Criz...miedoooo de volver a los infiernos, miedo a que me tengas miedooo..a tenerte que olvidarrr dice:
xD
vivir es elegir dice:
ehm
vivir es elegir dice:
BESO

martes, 8 de marzo de 2005

alejandría

Coges un cigarrillo y te tocas el pelo,
y aún no es tarde en Alejandría,
el sol se está poniendo por occidente,
y todo es perfecto, como tu risa,
como tu prisa por caer al suelo,
desvanecida entre nombres de flor,
que olvidaremos antes de morir.

Esto de vivir corriendo, vivir deprisa
no es como lo habíamos imaginado,
en un colchón de estrellas llega la noche,
y seguro, que alguna de ellas es como tu,
impresvisible y fugaz, como el recuerdo,
sensible y atroz, como el dolor,
o simplemente irresistible, como tu olor

Cae la ceniza lentamente y te fumas la vida,
con aires de Greta Garbo, o quizás soy yo
el que pierde la razón con el cansancio,
y confunde las letras con la inspiración

sábado, 5 de marzo de 2005

cualquier día salió el sol, y yo no me di ni cuenta

Esta ciudad apesta a olvido sin ti,
los paquetes de Ducados en el suelo,
las plazas llenas de ruido y fulgor
sin que ninguno motive algo que decir,
los martinis secos, la camarera triste
que sabía lo que ibamos a pedir,
las colillas ardiendo agónicas en el metro
al lado de un "prohibido fumar",
la soledad de agosto, y la lluvia de abril,
el tren perdido en las vías muertas
que tratan de resucitar en vano
y que tal vez nunca puedan volver a andar,
el goteo del grifo como un mártir llamandote,
la última cita a ciegas para desesperados,
las hojas suicidas que se tiran al vacío
para inmolarse en el viento, y no tener que sufrir,
la paloma con las alas rotas y el pico quemado,
mi ropa sin lavar desde que vivo en el pasado,
tu juego de llaves de casa, que juega a reírse de mi,
tu neceser en el baño, sellado con cremallera,
cemento, tierra, y pintalabios de presumir,
esta ciudad apesta desde que te echo de menos,
y ya no recuerdo quien fui...

viernes, 25 de febrero de 2005

chicas que te harían daño muy fácilmente




"no necesito a alguien como tu"

yo sigo siendo el mismo,
pero tú has cambiado tanto,
que ahora es más grande el abismo,
entre tus besos y mis labios

sábado, 12 de febrero de 2005

silueta y sombra

Mi silueta y tu sombra negra
juegan como dos niñas
a hacer el amor en la pared,
mientras suena Sabina en el atlavoz izquierdo
y el radio-cassete pide pausa,
para coger aire,
y volver a comenzar,
mientras a Joaquín se le quiebra la voz,
a mi me hace lo propio el corazón,
dandote un vuelco sobre el colchón,
no se si esto es soñar o estar despierto,
no sé si esto está bien o lo lamentaremos,
que griego! no sé nada,
y a la vez, cuantas cosas me has descubierto
a enredar mis ojos en tu pelo,
a sonreír a medias pelando una naranja,
a lamer tu lengua secreta con la mía,
mientras pienso,
-suerte haberte conocido, que buen día-
que lento es el juego del amor,
cuando todo empieza por vez primera,
y florece en el único jardín sin flores de la Tierra

"no" son

No son solo letras ni palabras
cuando te digo "amor",
cuando te abrazo
cuando te digo "beso",
cuando me caigo y no duele
no es solo un juego de dos
es más simple, o quien sabe, más extraño
como cuando digo "agua" y no me mojo,
o cuando digo "pena" y nunca lloro,
es un montaje, una ficción irreal
el largometraje de la verborrea incesante
que habla sin decir nada,
o que dice sin hablar,
y que más da, o nos da lo mismo
soplar palabras al viento que sopla en nuestro camino

levantarse

Me levanto del sofá de tus caderas,
para colgarme un momento del balcón
vestido con amor y luna nueva,
rendido a tus piés de seducción,
bohemio y triste,
y cuando vuelvo a entrar no estás,
y te busco entre olvido y recuerdo,
me destrozo pensando que no vuelves
o peor aún, que nunca estuviste,
el túnel del pasillo está en ruinas,
y no me atrevo a desafiarlo,
el semáforo en rojo de tu habitación
lo dice todo,
sigue siendo diciembre en tu corazón
y nunca para de llover,
pero al menos estás, cerca y lejos,
pero estás..

somos soledad

La breve intensidad del amanecer,
llega con rayos de soledad,
nace con gotas del polvo del ayer,
y trae un nuevo sol
a mi vieja ventana
sin luces ni persianas
me despierta quemando mi retina
dorando la pared con su rutina,
dejandome caer de pié
Y nunca diríamos que es culpa suya,
que cada día estemos más lejos,
porque es la pura verdad
Cada día que pasa nos alejamos,
y no es cuestión de sombras,
ni de canciones tristes,
ni de oscuridad...
Cada día estamos más solos,
y aún gracias que el sol vuelve,
y nos muestra la salida de emergencia,
como consejo gratuito a tanta estupidez,
tú a tu vida, yo a la mía,
somos soledad, o no, ya no lo sé...

sentado

Me sentaré en el parque a ver pasar las horas,
las que vienen en bata de seda, y las que no,
las que llevan falda roja y canciones de amor,
las que llueven cuando hace frío,
las que duermen al hacer el amor,
y me sentaré solo, tal como me siento
en el banco oxidado sin pintura acrílica,
áspero como el tacto de mi cuerpo contra el asfalto,
y falto de sabor, cual sentimiento olvidado
Me sentaré a esperar milagros en primavera,
a ver caer los otoños de las hojas en los árboles,
a ver nevar las personas en los balcones suicidas,
y a ver quemarse palomas con crueldad,
comiendo colillas y pena en el suelo húmedo de la ciudad,
contando historias y guerras, por dos migajas de pan,
quien pudiera volar..y nunca sentado esperar

un cabello

Guardo uno de tus cabellos,
en mi maleta para viajes urgentes,
en el cajón de los sueños,
y en el frío de mi soledad,
para anudarlo a mi dedo, a mi sien,
para llevarlo el edén
del silencio de nuestra habitación,
o a tu rincón favorito en la casa,
Lo guardo como un tesoro
que no vale nada, o vale muy poco
salvo para el guardián que lo cobija
incluso con su vida,

Lo guardo para noches calientes,
con allanamiento de moralidad,
y pecados de creyentes,
para hastío y verano en la calle,
pero frío cercano
en nuestro frente de batalla

Te he extrañado un siglo,
y te fuiste ayer a las doce,
que largo el dolor sin olvido,
que duro
aterrizar sobre flores con espinas
después de dormir en las nubes,
después de quererte sin vida

nada

Nada queda en esta habitación desierta,
nido de silencios y escorpiones,
lecho de decepciones y alegrías,
en desigual proporción,
nada queda dentro de nuestra alma en venta,
hoja del árbol de la caducidad,
pieza del cuadro de la soledad,
Poco o nada se nos echará en falta,
ni los pedazos rotos del espejo de la memoria,
ni las canciones del tocadiscos usado
¿quienes somos nosotros para retar al pasado?
me temo que nadie, o incluso menos..

viernes, 11 de febrero de 2005

casi

Casi como en un sueño,
como en el sueño de una vida,
llena de encuentros y de despedidas,
de remordimiento y olvido,
de caminos encontrados y perdidos,
allí fue donde te vi por vez primera,
y donde nunca te volveré a ver,
donde el silencio ameniza la espera,
por ver pasar el último tren.

Casi en una vía,
en una vía sin tren ni reloj,
allí habita mi equipaje,
parco de emociones, y sin corazón,
en andenes de ida y vuelta,
o acaso andenes que no han de volver,
porque cuelgan de las vías muertas,
con billete hacia el ayer

Casi muerto,
casi como un muerto estoy sin ti...