viernes, 11 de febrero de 2005

casi

Casi como en un sueño,
como en el sueño de una vida,
llena de encuentros y de despedidas,
de remordimiento y olvido,
de caminos encontrados y perdidos,
allí fue donde te vi por vez primera,
y donde nunca te volveré a ver,
donde el silencio ameniza la espera,
por ver pasar el último tren.

Casi en una vía,
en una vía sin tren ni reloj,
allí habita mi equipaje,
parco de emociones, y sin corazón,
en andenes de ida y vuelta,
o acaso andenes que no han de volver,
porque cuelgan de las vías muertas,
con billete hacia el ayer

Casi muerto,
casi como un muerto estoy sin ti...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada