sábado, 12 de febrero de 2005

nada

Nada queda en esta habitación desierta,
nido de silencios y escorpiones,
lecho de decepciones y alegrías,
en desigual proporción,
nada queda dentro de nuestra alma en venta,
hoja del árbol de la caducidad,
pieza del cuadro de la soledad,
Poco o nada se nos echará en falta,
ni los pedazos rotos del espejo de la memoria,
ni las canciones del tocadiscos usado
¿quienes somos nosotros para retar al pasado?
me temo que nadie, o incluso menos..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada