viernes, 27 de mayo de 2005

let it fly

Recuerdo cuando luchabamos por llegar a fin de mes, con los besos al día, y las penas canceladas. Yo trabajaba de hombre de las sonrisas, en la última calle del barrio, y tú vendias globos de humo, con promesas dibujadas. Nadie nos pagaba, porque ese era nuestro regalo a la ciudad. Así nos endeudamos, y nos enamoramos. Y abril se comió a mayo, la primavera al invierno, y contó diez, volvió a tirar, y ya eran dos años. Así perdimos la fe en el color marrón, y nos encaprichamos de Sitges. Playa y resaca, para dos, en una copa de cristal. Y niños chillando en el malecón "no queremos crecer, queremos volar"..y tú con zapatos de Wendy, y yo con ojos de Peter Pan..Nos fuimos con ellos. Cantamos, y escribimos poemas en la arena, que las gaviotas leían sin ganas, buscando basura en la orilla. El agua se los llevó, pero las frases quedaron en la retina. Robamos dos bicicletas, y dimos vueltas al corazón. Nada que perder. De vuelta a las calles de Barcelona, donde todo nos espera, y nadie se hunde sin que le inviten a un trago, nos perdimos en los túneles del tiempo. Y volvimos a empezar..

Te miro, aunque no lo parezca, mientras vas a pagar la cuenta.

640x449px - 27.8 Kbytes

me voy a sentar en un bar, a ver la gente pasar..

jueves, 26 de mayo de 2005

forget, forgot, nos vemos...

461x614px - 19.1 Kbytes
-Porque has venido?
-No lo sé, quería verte..
-Eso no es un motivo
-Ya lo sé, es una excusa..
-¿Entonces?
-Entonces, dímelo tú..
-¿Que quieres?
-Te quiero
-¿A que has venido?
-Ya no sé poner los acentos, ni hacer la colada de sentimientos, ya no me vacío, solo pienso en colores despampanantes, aborrezco los desayunos integrales, me despeino el corazón para salir de casa, miro de reojo a las chicas del semáforo, sueño con chicas en bicicleta y amigos que las miran, oigo canciones de mujeres con chaqueta rosa y violín desfinado, en fin no lo sé..¡ahora uso sombrero!
-¿Quieres que vuelva?
-Ahora que lo pienso, mejor que no...
A veces es mejor quererte olvidando, que olvidarme de quererte..te lo digo en serio..Golden Slumbers.

domingo, 22 de mayo de 2005

wait



Cuando te ven llorar
lágrimas al borde de tu boca
para justificar
lágrimas a punta de pistola.


Dice el médico, que no puedo comer tarta de manzana, que tengo mal el corazón, y eso no ayuda.

Yo creo que no es por la tarta de manzana, ella calza otro nombre, pero luego duele igual...

viernes, 20 de mayo de 2005

no, no, no



Ya no estoy para suspiros baratos entre cafés cortados, ni para gritar excusas por la calle. Me rendí a la evidencia de las madrugadas vestidas de tú, y pavimento mojado. Tiemblo. A las cinco de la mañana, cada día tiemblo, y el motivo hace años que no existe. Robaría todo lo que echo de menos, pero no a ti.
Cuando llega el verano me desmayo habitualmente, entre acordes y notas, que antes recitaban tus labios. Yo te tocaba.



Después de varios meses, por fin he escrito la canción en el tren, un parrafo en cada vagón, un verso en cada ventana. No ha sido duro. No es duro rendirte un tributo tardío. Lo duro es pensar que mañana llamarás a la puerta, y saber que no es verdad.
Seguir enamorado de un recuerdo, de tu promesa, y de nuestra canción, no entraña mayor riesgo que el de estar enamorado, y sin embargo tú me dirías que no me conviene. Ellos no me dicen nada. Te he escrito una canción, y aunque no la vas a oír, te la cuento igual, y así recuerdo cuando tú me cantabas tus historias de parque y cigarrillo. Sabes que mataría por estar a tu lado, por cada noche en la que te fallé.
No elegí las circunstancias, nunca elijo. Y ahora vivo deshaciendo los nudos de mi garganta.




..intacto el corazón ..

miércoles, 18 de mayo de 2005

ni hablar

Odio no mirarte a los ojos. Despertarme en carreteras olvidadas, llenas de maleza y resaca y no poder besarte. Pero también odio despertarme y lo hago.
Mi perdida de visión es ya evidente, y no la puedo disimular. Ahora me guio por olores, pero hay tantas cosas que no huelen a nada que no puedo arriesgarme. Tus mentiras y mis silencios. Las piedras escondidas bajo una flor. Ella que me saluda desde el coche, y no sabe que no puedo verla. La quiero, a mi manera, pero la quiero. Es un ángel y aunque no lo sabe, puede volar. Yo también pude una vez. Solo una.
Es medio triste dejar de verte, pero la otra mitad es alegre porque alguna vez desayunamos juntos. Debían ser las diez y media de la madrugada, y además llovía. Yo comí algodones con sonrisas, usted pidió jazmines sin abrir. La cuenta fueron diez besos, dos abrazos, y una caricia a traición. Tuvimos que fregar platos hasta la noche, para no quedarnos sin blanca.

No sé porque sigues creyendo en mi, ni te lo voy a preguntar. Me vale. Algún día cruzaremos el charco a ningún lugar del mundo. No habrá remite ni horas, por favor, es la única condición. El resto te lo prometo. Alguna vez teníamos que empezar a terminar de una vez. Este momento, estos labios, tu beso en mis manos, abril que no se va, los colores del cielo, el blanco y negro de lo que no vivimos, y Barcelona. Este será el equipaje. No me gustan las prisas. Lento..piano..despacio..mientras la chica del flequillo mojado me mata.



No habrá flores en la tumba del pasado..

domingo, 15 de mayo de 2005

ausencias


Me lo ha susurrado tu hermana, y tu madre me ha sonreído: me querías. Nunca fui un chico de reloj en la muñeca, porque me gusta preguntar la hora a las princesas de barrio que pasean con la plebe. Y siempre llego tarde, porque me quedo dormido en las retinas de los cristales del metro.

Esta vez no ha sido diferente, y ya no estás.

Yo te mandaba cartas que creo que nunca te llegaron, porque el cartero se las comió, pero me daba lo mismo. Te escribía no-poemas con rima asimétrica insonsante, y no te gustaban. Que risas te pegaste con ellos, incluso alguna vez creo que lloré, solo de pensarte. Y ahora ausencias.

Odiaba cuando éramos mayores, y teníamos que obedecer a los padres para no quedarnos sin trozo de pastel. Y ahora ayuno en todas las fiestas. Hace dos años que no duermo, y no es mentira. Pasa el otoño, entre recuerdos de fotomatones. Y nos mataron.

No se estaba tan mal en el olvido. Nos dormíamos a las puertas, a dejar pasar las horas en pedacitos de nube, y tararear canciones de los Strokes..y yo no me sabía ninguna. Nos partíamos en dos mitades, luego en cuatro, luego en trece, hasta que eramos hormigas y podíamos volar.

Ja-ja-ja.
Estoy llorando porque ya no estás,
el cielo es gris tirando a muerte,
y un pedacito de suerte, me acaba de apuñalar.


Hoy toca lluvia de luna para cenar. Y lágrimas de postre. A mi no me gustan las despedidas, y sin embargo creo que ya es hora. Me querías. Yo también te quería, te quise, y te quiero donde estés. Nunca me diste un beso, pero me regalaste algunas tardes de invierno sin calefacción. Y no pasé frío. No debe estar tan mal lo que hicimos, aunque ahora te daría mi vida para que la apostases en el Casino, y recuperases la tuya. Doble o nada. Juntos o ninguno. Pero me temo que seguiré por aquí entretanto, viendo la vida pasar.

¿quien se quedará atrapada conmigo en mi viejo ascensor?


esperame en el cielo corazón, si es que te vas primero,
esperame que pronto yo me iré, allí donde tu estés..

martes, 10 de mayo de 2005

karel



Recuerdo pocas cosas de entonces, pero a ti te recuerdo. Tenías las manos siempre frías y olvidabas con facilidad, con el atractivo que eso podía suponer para alguien huerfano de sentimientos, al que tampoco le importaba borrar el pasado. Me mirabas distinto a las demás, sin prejuzgar, sin perdonar, no dabas importancia a la evidente cojera del lado del corazón, ni al temblor de la boca al hablar y eso era algo grande para mi, algo que nunca entendí, y que nunca quise relacionar con la compasión. Nadie nos podía asegurar que los besos supieran bien. Había que intentarlo, había que meterse en el charco, para acariciar el barro, y de paso sonreírle a tus labios. No puedo jurar a qué supo el primer beso, pero sé que los siguientes no dolieron. Todo parecía azul aquellos días, y tu decías que no, que era negro, pero que dolía tan bien..Nunca más volvimos a hablar de colores, solo de dolor. Creíamos en las estrellas -hay que creer en algo, aunque no exista-, pero odiabamos los Carnavales. Los días pasaban rebeldes sin seguir el orden del calendario, y las estaciones no tenían parada en nuestro andén de cartón. Carretera y balas de fogueo, para disparar al cielo, sin herir a nadie. Nunca había nadie al otro lado. Me ahorré un montón de agradecimientos en el primer disco, porque solo era para ti, y nunca lo sabrán. Ahora olemos a perfume barato de autoservicio, y ponemos el tocadiscos por las noches. Las escaleras ya no saben subir, es caída libre. Los sobres vienen llenos de promesas sin cumplir, y sin excusas. Nosotros solíamos decir aquello de "mañana más", y ahora el mañana no existe, ni tú, ni yo. Yo te tocaba el labio para pedirte perdón, y tú dibujabas sombreros en la pared para evitar la lluvia. Ya no llueve, nunca llueve. Solo nosotros. Esperabamos pequeños milagros, sin tener en cuenta la soledad. Nada valía una lágrima, y a pesar de ello, llorabamos frecuentemente. Un día cualquiera, algo empezó a doler por dentro, y tú te borraste del mapa. Yo miraba flores en los parques, pensando que eran canciones, y no. Los espejos de la casa, dormían de cara a la pared, y estaban rotos. No quería verme, ni que me viesen ellos. Volviste a mediados de agosto, de vacaciones, para robar y matar en el barrio, y desnudarte en la ventana detrás de las cortinas. Yo seguía pensando en ti, creo. Tu ropa campaba a sus anchas por la casa, y yo cada vez salía menos por temor a encontrarte de nuevo. Tenía miedo de mi. Llamaste a la puerta, yo estaba escribiendo una redacción sobre las chicas de mi vida, y el porque. Me caí. Me colgaste. Y te comiste el corazón con doble de alevosía.
Ya he perdido la cuenta..y ahora...another life without you..

viernes, 6 de mayo de 2005

primicias, primores, y princesas

Algunos no-científicos, poetas, enamorados, y abstemios anuncian que próximamente aparecerá en el cielo una nueva estrella, que a algunos les recordará que hay cosas que siguen valiendo la pena, y a otros les hechizará con luces de neón a toda vela..No hay que creer en ellas obligatoriamente, puede ser necesidad. Miento si digo, que he olvidado, seguramente también si digo que quiero olvidar. La única verdad sería decir que necesito hacerlo, aunque ya no me quiera..
Y tú crees que los viejos con boina, siempre fueron marineros...

lunes, 2 de mayo de 2005

mejor con...

Para Xavi.
Ojalá que no
Hoy todo se ve borroso, me miro al espejo, y ni siquiera soy capaz de encontrarme en él, me siento gris, gris como esas tardes en las que te esperaba y no llegabas nunca. Me visto rápido y sin ganas, para irme al trabajo, he dormido demasiadas horas, un exceso de los que ya no me gustan..prefería desvelarme contigo..y ahora solo puedo hacerlo pensando en ti. Ahora he tenido que aprender a dibujarte sin verte, a escribirte sin tenerte aquí..ahora he aprendido a hacerlo todo de memoria, incluso quererte. Las ganas de soñar se rompieron de golpe, 3, 2, 1 roto..y yo con cara de tonto..con las manos vacías, las mismas manos que no hace tanto te acariciaban, y robaban besos a tus labios..Ahora no tengo tus silencios complices, ni tu sonrisa suicida para matarnos juntos, las canciones ya no son las mismas, aunque puede que la voz si, y el coro también, pero yo canto solo..y me sabe a nada, me olvido de las frases -y las fresas- que más duelen, para protegerme a mi mismo de lo que se me viene encima. Recuerdo nuestras conversaciones en el portal, hasta que la luna nos echaba de allí, para emigrar a cualquier lugar mejor, donde poder cantar al borde de tus instintos letras de poetas genuinamente desgarradoras, y seguir andando por calles -de las que evito el nombre, para no recordar-, hasta que un amigo llamaba para confesar que tenía una estrella en medio del cielo de la ciudad, y que era suya, y hablabamos de todo, sin pensar en nada más que el momento. Yo tenía mi estrella bajo mis alas, y no sabía si taparla, o si exhibirla, porque los cazadores de estrellas hace tiempo que atacan de noche, y de noche hay corazones que se duermen en las esquinas del amor, y a veces no depiertan. Y todo lo que soñamos. Ese mundo de cabellos de seda, de luces emergentes desde el horizonte, para invitarnos a vivir sin prisas, ni horarios, sin adioses, sin soledad...¿donde quedó? ¿cuando crecimos tanto que tuvimos que dejar de creer en los sueños? La casa se ha vuelto tan triste desde que es solo mía, que no sé si comer algo o pegarme un tiro, -creo que me da lo mismo porque no serviría de nada-, pero en la distancia sigue la esencia de algo que fue, y que es, pero que ya no puedo mirar a los ojos si no es con fotografías o postales, y eso DUELE. Perder algo que has buscado toda la vida, o toda la puta vida, algo que encontraste por casualidad, con voz fuerte y dulce, con timidez, casi sin buscarlo, es como morir un poco, y lo peor es que no te mueres del todo. No habrá olvido, pero el vacío ya lo siento en mi cuerpo, que vacila de lado a lado por las escaleras del edificio, como si tuviese que buscar de nuevo, un punto de equilibrio para no caer desplomado..no habrá olvido, solo tristeza..no, no, no, y aunque no sirva de nada decirlo, creo que no es justo..
Y estos absurdos intentos por recomponer el pasado, no me salvarán...porque los momentos no son eternos, pero las miradas sí..y solo puedo acariciar el humo de tus cigarrillos, y el eco de tu carcajada en mi sofá. Os abrazo como si estuvieseis aquí, dentro, en el corazón, porque es donde siempre os llevo.
Y entretanto voy dejando pedacitos de mi corazón por las esquinas, por si pasas y lo ves...



"todo estaba mejor, cuando estaba contigo,
dime que noche, te toca librar, me olvido..."