miércoles, 27 de julio de 2005

chicas azules

500x525px - 25.6 Kbytes



¿Quien sabe cuales son las cosas que durarán para siempre? Me harté de perfumes eternos, que se olvidan a los dos segundos, y no huelen a nada. Toda una vida de preparativos, para aprender a caer de pié..y luego es la suerte la que decide. Necesitamos chicas azules, también el olvido. Nada mejor para cerrar heridas, que una chica con la voz en off, que solo sabe decir "no te quiero". Yo tampoco la quiero. Otros la besarán, la acariciarán, recorrerán su espalda desnuda, y tendrán los pensamientos más impuros con sus ojos, pero yo la ví sonreír, y aunque después de tanta derrota, no me puedo considerar un ganador, esta vez vencí. La invité al primer jardín sin flores de la tierra, y trajo su mirada envuelta en papel-couché. Debo agradecerselo supongo. Luego nos tumbamos debajo de la mesa de madera podrida, para pudrirnos, pero no lo conseguimos. Yo aquel día hice el capullo, pero ella hizo la mariposa y se fue volando. Sé que no volverá. Todos los que se fueron no volvieron nunca más, y es díficil saber. Extrañamos lo que tuvimos entre las manos, y lo que nunca llegó a existir, y sin embargo a mi mismo me echo de más. Me gustaría saber que ven sus ojos cuando no me miran, si al ladrón o al reformado, o si ya simplemente no me ven porque no soy. Alguna vez fuimos, esto es verdad. Pensemos que en todo este año, solo me he enamorado una vez, y que he sido fiel a las ilusiones, como los estúpidos que aún creen en cosas que no suceden. Si alguna vez he hablado de Diana, olvidemosla por unos momentos, y entonces ya no queda año..solo camareras en bares cercanos, y letras amigas en buzones ajenos. Entonces solo queda ella, y una ostensible falta de valor, reforzada por una falta evidente de fuerzas para intentarlo de nuevo, y es que a un corazón en obras, nunca le cuelgan el cartel de "no hay billetes". Directamente lo entierran, aunque siga vivo. Vos y yo sabemos, que a este corazón solo le hacía falta un pisotón bien dado, preciso y exacto para matarlo, y lo peor de todo es que lo has conseguido. Coger aire. Más aire. Escapar por un tiempo, o huir..el ansia que algunos tenemos de perdernos en nosotros mismos, y entonces sí, si sabemos salir, volver a compartirnos. Saldremos. Mientras yo espero que alguna chica con ojos love, me diga que estoy intacto y que aún me reconoce me voy a quedar en este exilio de pasaportes caducados, y visados en extinción. Nadie y nada, serán los peajes para coger la autopista a ningún lugar, donde la espero con los brazos abiertos, y el corazón desierto. Si viene le pido que no traiga comida, porque aquí solo vale mirarse, el resto es mentira. Y yo también. Una vez más.

Tabaco. Gaviotas. Fumar. Cosas. Echar de menos. Recuerdos. Árboles.
En verdad, no sabemos nunca si vamos a volver.
"todas las veces son la última vez" y yo ahora mismo me siento como diciembre, al final de algo que termina, pero cerca de nuevas cosas que han de suceder
Es importante saber cosas. En verdad, no.

viernes, 15 de julio de 2005

a veces

500x525px - 25.6 Kbytes



A veces ves a alguien, que te recuerda a alguien, que a la vez te recuerda a otras personas, y ya no puedes salir. Por eso a veces cierras los ojos para salvarte, y es en balde.

Porque a veces escuchas algo, que te recuerda a alguien, y a la vez te recuerda cosas que sucedieron hace tiempo. Entonces te tapas los oídos para creer que no podrán volver, y no sirve de nada.

Porque a veces hueles tristeza por la calle, y te recuerda a ella, que a la vez te hace recordarte a ti, y cómo eras, y como solías huir de los rayos de sol, para acabar durmiendo a la sombra de nada. Tú no usabas corbata, eras demasiado joven para ahorcarte, y yo tampoco.

Y sales a buscar alguna chica que te quiera, entre plaza catalunya y la Diagonal, y llegas solo a casa, porque siempre estamos solos, aunque no lo parezca. Esa chica no se merece una canción, ni un baile, pero los tendrá si vuelve a existir antes de cinco minutos. A ti ya nada te conmueve, bueno, solo una cosa.

Que te diga que ya no te necesita, porque ya no puede hacerte daño. Es obvio, que esto es conmovedor para ti, como lo sería la escena de una despedida en un film portugués subtitulado en italiano. Recuerdas.

Entonces piensas, hay que seguir, hay que intentarlo, es el primer paso, el segundo se improvisa. Y te prometes a ti mismo que no te volverás a perder, y que dejarás de prometer, aunque seguramente no cumplas ninguna de las dos. Tú llorarías por ella. Todo es pérdida. Y gélida también es un buen lugar para perderse. Antes de que se apaguen las luces, está claro. A veces, solo a veces..no te vayas a acostumbrar.

viernes, 8 de julio de 2005

personal

Yo no necesito que me diga eso, porque desde hace tiempo, aquí solo creemos en frases imperfectas. El día que me dio el mordisco detrás de la oreja, creí que era por amor, y ella me dijo que no. Jugaba con sus dedos a trenzar melodías en mis ojos, como una caja de música que no deja de sonar, y que no tiene melodía. A poco de que cogió este vicio, empecé a vestir ojeras, día si, día también, porque fabricabamos música de usar y tirar, mientras nos tumbabamos por las calles, y contabamos estrellas y estrellados. Nunca llegabamos hasta el mil, y además nunca aprendimos a contar cosas, que no fuesen mentiras hermosas. Ella hilaba muy bien sus palabras, y yo la aplaudía como un devoto, hasta que empecé a entender. Nos estabamos quedando vacíos. Olíamos la libertad desde cualquier rincón de la ciudad, pero nunca la pudimos tocar, porque se escapaba como los veranos de sal y arena. Ojos azules, tenía y tiene los ojos azules, pero yo no se los puedo mirar. También superamos las fronteras personales, y olvidamos lo demás, todo lo demás. El hueco de la escalera era el lugar ideal para llorar, y deshojar margaritas de papel, me quiere, me odia, me besa, me oprime, me mata, me asusta, bis, bis bis..Yo comencé mi colección de canciones tristes, para días de pena y resaca, encabezada muchos meses, por CARTA AL CIELO, y luego la quemé. Entendí que tenía miedo de aquello que todos tememos, y no sabemos lo que es, ni de donde sale, ni siquiera podemos ponerle un nombre, o un color (es gris), pero yo empecé a ver en ello su nombre, y empecé a temerla, como los niños tienen miedo del hombre del saco. Imagina lady, ese es un temor muy grande, para un corazón tan pequeño como el mío. Morí tres veces en un mes, pero por suerte siempre dejo las cosas a medias, y aquí estoy. Nunca se irá de mi, hay cosas que no se atreven a largarse, como mis putos recuerdos, como tus dulces promesas. Ningunos se cumplieron. Eso no pasó. Yo no juré y tú no prometiste. Las soledades compartidas me seducen. Ella me atrae, y me detesta. Algún día le daré su merecido. Entretanto, empieza mi verano, y aunque no es mi cumpleaños, toca celebrar que nos volvemos a ver. Este soy yo, o todo lo contrario -a lo sumo puede ser mentira..y..¿que más da?-

640x480px - 17.9 Kbytes

hoy me puse mi mejor traje, aunque no había ninguna fiesta,
la verdad, ya no sé si la quiero, no me importa lo que te parezca...