martes, 11 de julio de 2006

efervescencia & ardor

A algunos nos suena el corazón a hojas secas y violín desafinado. A pequeña canción de amor. Y no sabemos mentir. Visitamos a viejos amigos, en lugares familiares honrosamente conocidos y lejanos. Los amigos son los únicos heroes que quedan en la ciudad. Nada de cabinas ni habitaciones mustias. Nada de poderes. Miradas que saben comprender e historias que vienen de mucho antes. Dolor artificial y palabras de fogueo. A veces no nos hace falta mucho más para justificar una espera siempre demasiado larga, para un encuentro siempre demasiado corto. Luego de vuelta a casa siempre sabe mejor porque nos sabemos más cerca, más reales y con los ojos más claros, a pesar de las persecuciones y el cielo azul..y es que Barcelona sigue siendo tierra de oportunidades.

jueves, 6 de julio de 2006

Tus ojos grises manchados de mí y los perros atropellados y hermosos. Los baúles vacíos, las lágrimas ensangrentadas y la distancia. Las noches más cortas que cualquier noche en que me olvidaste, y más tristes que todos los besos robados a punta de pistola. El río donde naciste. Las manos que no mecieron tu cuna, ni cortaron tus cabellos. Las dudas que sembraste y nadie recogió. Las miradas que ya no me encuentro al volver de noche. Los álamos benditos, que se regocijan de mi soledad. Lo cruel de saber que ya nunca estamos vencidos, y lo peor de todo es que sepas que falta lo peor por llegar.