miércoles, 21 de febrero de 2007

exilio (y ahora resulta que todo era real)

¿Sinceramente? Ella no quería terminar debajo de aquel tren. Y no quería por una sencilla razón, y es que aun confiaba en algo. Normalmente las personas que terminan debajo de los trenes -y he conocido algunas-, no tienen mucho a lo que agarrarse, pero Elizabeth aún creía en mí. Y eso no significa que yo sea motivo suficiente para seguir viviendo, ni mucho menos. Eso sólo significa que si ella estuviera aquí tal vez me estaría cogiendo de la mano, o diciéndome que me quiere, tal vez me besaría y odiaríamos el mar.

Pero claro, en medio de cualquier lugar hermoso siempre hay una vía de tren, y eso sólo significa, que tú también puedes caer.

Todos querían algo mejor
…y yo sólo quería volver a empezar.

11 comentarios:

  1. a veces, las vías del tren también son nuevos comienzos... para el que se va, para el que queda...

    ResponderEliminar
  2. Sólo comentaré que es un enorme placer volver a verle por aquí. Se ha hecho esperar demasiado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Aquellas veces en que estuvimos dispuestos a hundirnos con(sigo), y terminamos hundiéndonos sin(él).

    ResponderEliminar
  4. Recuerdas que hacia tiempo que no pasaba el tren por estas vías, que no había viajeros en la estación... pero la marea siempre trae nuevos trenes a viejas estaciones

    Gracias por volver

    ResponderEliminar
  5. ... y es mejor que exista el riesgo. Los campos de amapolas están bien, pero... ¿elegirías uno para caminar eternamente?.

    A veces la mejor opción es, simplemente, marcharse... porque no se puede más. Hasta la última de sus consecuencias...

    ResponderEliminar
  6. Se le extrañaba... Pasé todo el mes de Diciembre leyendo este blog... Y con qué gusto lo hice!

    ResponderEliminar
  7. Las vías del tren son algo así como la línea en que se tocan el cielo y el mar. A veces parecen bellas. Otras, tan crueles como una guillotina. Para mí, son sinónimo de viaje, y sea bueno o malo eso significa que nos vamos a alguna parte... distinta. Que conocemos sitios nuevos. Que crecemos (no que nos hacemos grandes).

    ResponderEliminar
  8. ¿Nunca te sentaste simplemente a observar las vías del tren? ... a esperar que pasara uno, y otro... y otro... siempre esperando otro viaje, otra huida, quizás no este tipo de huidas

    Un saludo, y mientras sigan existiendo las vías, seguirá existiendo el principio y el fin, el todo y la nada
    saludos

    Tharsis
    http://mientrasvivimos.blogomundo.com

    ResponderEliminar
  9. Lo importante de acabar bajo un tren es que sea la propia persona la que se tumba en la vía. Que te tiren es una putada, pero quedarse en el andén no sirve para nada.


    Guille.

    ResponderEliminar
  10. Echaba de menos tus letras..el perderme en tus palabras..gracias por volver... :-)

    ResponderEliminar