viernes, 1 de enero de 2010

irrepetibilidades (...o la probabilidad contra la lógica aplastante de la vida...)

.

.

"Un, dos, tres, cuatro y sonará la orquesta..."

Quique González

.

.

Hay en la vida cosas irrepetibles, que no duelen:

un manso amor de juventud,

aquella visita juntos al lago de Wanssee,

la edad en que no existe la conciencia y sí el deseo,

o un paraguas que se rompe cuando más le necesitas.

.

y ello sucede porque cuando quiere es muy traidora,

y no te deja arrepentirte de tus actos, o recordar que sigues

siendo aquél joven malditamente torpe con las manos

al tratar de arrebatarle el corazón a aquella chica.

.

pero siempre hay puntuales excepciones

que te atraviesan con desgarro,

como no poder volver por vez primera a conocerte, y

titubear cuando pregunte por tu nombre, y me equivoque

con el mío, y me ponga a pensar que no quiero en esta vida

más que un sitio, pequeño y absurdo, para pasarla, toda, entera, contigo.

9 comentarios:

  1. lo has vuelto a hacer...


    siempre lo haces


    genial!

    ResponderEliminar
  2. excelente.. rico volver a encontrarte!!!

    ResponderEliminar
  3. Aunque lo crea... hay algo que sí se repite (no continuamente, pero alguna vez): "la edad en que no existe la conciencia y sí el deseo". Lo malo es que se gasta, (casi) siempre se gasta.

    Un placer leerte, siempre.

    PD: ¿Cómo se llama eso que ha hecho, lo de los encabezamientos en negrita? Seguro que tiene un nombre xD


    Guille.

    ResponderEliminar
  4. De vuelta en los mundos del blog!
    Quique González...le soy bastante fiel,grandes certezas en sus canciones.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  5. De vuelta a los mundos del blog!!
    Quique gonzález?¿?¿ le soy bastante fiel, gran certeza en sus canciones...

    besos!!!

    ResponderEliminar
  6. Tus textos siempre me dejan una sonrisa y ganas de leer más :).
    Un saludo !
    Por cierto me encanta eso de "irrepetibilidades"
    Tharsis

    http://mientrasvivimos.blogomundo.com

    ResponderEliminar
  7. nunca es demasiado bueno terminar de entender...

    ResponderEliminar
  8. ¿Y quién dice que un manso amor de juventud no duele? duele, por torpe, inexperto, ambicioso, por creerse el primero y por ende el más importante, un placer tenerle de vuelta :)

    ResponderEliminar