viernes, 1 de enero de 2010

irrepetibilidades (...o la probabilidad contra la lógica aplastante de la vida...)

.

.

"Un, dos, tres, cuatro y sonará la orquesta..."

Quique González

.

.

Hay en la vida cosas irrepetibles, que no duelen:

un manso amor de juventud,

aquella visita juntos al lago de Wanssee,

la edad en que no existe la conciencia y sí el deseo,

o un paraguas que se rompe cuando más le necesitas.

.

y ello sucede porque cuando quiere es muy traidora,

y no te deja arrepentirte de tus actos, o recordar que sigues

siendo aquél joven malditamente torpe con las manos

al tratar de arrebatarle el corazón a aquella chica.

.

pero siempre hay puntuales excepciones

que te atraviesan con desgarro,

como no poder volver por vez primera a conocerte, y

titubear cuando pregunte por tu nombre, y me equivoque

con el mío, y me ponga a pensar que no quiero en esta vida

más que un sitio, pequeño y absurdo, para pasarla, toda, entera, contigo.