domingo, 1 de abril de 2012

conocerte, al fin

Conozco bien la silueta de tu cuerpo y el enigma que desprenden tus recuerdos. Todos tenemos un pasado del que huir corriendo y otro al que regresamos de puntillas a recoger nuestro presente. 

Y no tengo miedo ni del uno ni del otro. Ya corrí: ya devasté todo mi tiempo. Ahora vivo aquí, feliz, contigo.

Veo tus ojos que me miran y atraviesan, y que me hacen sentir tan inseguro como a salvo, tan roto como tuyo, tan nada. Y los deseo, y quiero estar frente a ti, y que me atraviese tu cristalino, tu córnea, tu instinto. Como un soldado decidido a darlo todo a cambio de un último disparo: frontal y seco, a mi epicentro.

Y toco tus manos y sé que el tacto que desprenden, algo seco, tiene mucho que ver con el invierno. Y que ese frío que te hiela solo existe cuando duermes. Que si estás despierta o triste, o desnuda, o que si me echas de menos, desaparece. Porque todo lo que amo, empieza y termina en la yema de tus dedos.

Y tus labios, esa boca, ese rojo, esa muerte y ese fuego. Ese mordisco incesante que me arranca el sentimiento más brutal desde que tengo, o imagino tener, uso de razón. 

Cuando tu voz no disimula, cuando gritas, cuando gimes, cuando estas en la cresta de esa ola que es la vida, y superior a cuanto existe y ves, y a lo que nos rodea, al tiempo, al vicio, al exilio, a la marea, me desarmas cuando dices: lo sabía.

Lo sabías, lo sabías, y ahora yo también lo sé: que la vida es, en gran parte, que tu estés aquí en la mía.


13 comentarios:

  1. Magnífico. La línea final es sublime
    =)
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Realmente inspirador el "porque todo lo que amo, empieza y termina en la yema de tus dedos":) Encantada de reencontrarte!

    ResponderEliminar
  3. El invierno que da tacto áspero a las manos ha sido largo en tu rincón. Abril puede ser un buen mes para renacer.
    Escribes bonito y universal. Y por eso, llegas.
    Salud!

    ResponderEliminar
  4. No te desaparezcas tanto, mira que tambien nosotros queremos exiliarnos

    ResponderEliminar
  5. No me castigues tanto tiempo sin plasmar tu alma en estas letras

    ResponderEliminar
  6. exquisito....

    Como un soldado decidido a darlo todo a cambio de un último disparo: frontal y seco, a mi epicentro. >>> sublime!

    un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Qué alegría ver que habías escrito, que habías vuelto.. tan humano como las otras veces :)
    Muchísimas gracias por cada letra, eres increíble.
    No nos faltes nunca por aquí.

    ResponderEliminar
  8. Me encanto ! a veces parece que adivinas lo que´me esta pasando, no te vayas tanto tiempo :)

    ResponderEliminar
  9. Creo que existen canciones para cualquier tipo de sentimiento hay algunas que en verdad llenan muy profundo como las canciones tristes y una de las mas famosas es my inmortal de evanescence una canción que desde el primer sonido nos habla de dolor.

    ResponderEliminar
  10. tremendo como siempre. y el final... me lo guardo en la memoria :) el otro dia dije a alguien... si volviera atras en el tiempo. no imagino una vida sin topar contigo (creo k hablas de esto mismo)

    ResponderEliminar
  11. El susto que me dio cuando pense que habías cerrado tu blog para siempre. Me dije !ya me quedé sin mi exilio! y me dio la tristeza y las ganas de haber guardado todas tus entradas.

    ResponderEliminar
  12. Menos mal que has vuelto, menos mal. No nos hagas esto anda, que nos matas.
    Cada letra tuya es un regalo ;)

    ResponderEliminar