viernes, 8 de junio de 2012

memoricismos

-
A veces me sorprendo abrazando tu recuerdo.
- 
Tu recuerdo que no es otra cosa que humo, o un cigarro mal apagado entre los libros y ceniza por el suelo, o una esquina del colchón mal colocada, o un camión cruzando en rojo un semáforo en medio de la noche en esta ciudad que no le importa nadie y, poco a poco, a mí, menos.
- 
Tu recuerdo que siendo tantas cosas me duele tantas veces y de tantos modos y por tanto tiempo, tanto, tu recuerdo.
- 
Y a veces me sorprendo recitando de memoria tu cintura, de memoria, los cabellos que dejabas enredados en la pica, tus camisas tendidas con prisa y torcidas –como un renglón equivocado de la vida-, la suciedad de la cocina después de tantas fiestas, y tus bebidas y licores favoritos. De memoria.
- 
Y de cuán poco nos sirven la memoria y el recuerdo si esencialmente y por encima de todas las cosas, venimos a ser, a día de hoy, un poco de olvido y un poco de lamento.

12 comentarios:

  1. Viajar a través de los recuerdos, con la mecha de una pequeña e inocente llama, para volar de nuevo con la memoria a todos esos lugares habitados por sus ojos, su voz, su sonrisa... su imborrable recuerdo.


    Echaba de menos tus canciones, gracias por levantar de nuevo la persiana de tu exilio.

    ResponderEliminar
  2. Cuando una persona se nos mete en el corazón tendemos a verla por todas partes, en todas las cosas. Quien sabe porque se llega a querer tanto.

    Me alegras el día cada vez que publicas

    ResponderEliminar
  3. Recordar es vivir, que es sentir, que es sufrir por vos. Mi "vos". Tú "vos". ¡Salud por el presente!

    ResponderEliminar
  4. Siempre que te desvives un poco aquí dentro, se me viene irremediablemente esta canción a la cabeza. Espero que tengas un pequeño hueco para disfrutarla..
    http://www.youtube.com/watch?v=otRsnbISbG4

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, es de mis canciones favoritas. Da ternura y ganas de abrazar(la).

      Muchas gracias.

      Eliminar
  5. Hay memorias y recuerdos que enterramos y un día cambia el viento, o cae una gota, o a lo mejor estornudas, y ahí está, golpeando igual que ayer. Lo habíamos enterrado, pero era mentira. Somos olvido, pero no olvidamos.

    ResponderEliminar
  6. nunca te agradeci a travès de un escrito las palabras que aportas a nuestra vida cotidiana, porque ayuda mucho saber que somos varios los que conocemos de memoria alguna cintura, algún licor, algún cabello, algún amor...
    Gracias nuevamente por permitirnos tocar el violín arriba del tejado...

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola Dani! No me conoces de nada y yo a ti de poco más. Di con tu blog por casualidad, un día en el que me encontraba bastante melancólica y necesitaba llorar esa tristeza para vaciarme de ella; puse en Google "canciones tristes" con objeto de encontrar alguna que satisficise mi fin y apareció tu blog. Estuve casi dos horas saboreando cada palabra. ¡Qué grande casualidad! Desde entonces te releo a menudo. ME FLIPA la forma en la que expresas lo que sientes, pero lo que realmente me flipa es la forma en la que sientes. ¡Qué belleza!, ¡Qué profundidad tan exquisita!, ¡Qué sensibilidad tan dulce! Seas quién seas, eres un gran escritor, debes ser consciente de ello. Si por casualidad aún no lo has hecho y pasa por tus planes presentarte a algún concurso literario, intentar publicar algo o probar suerte de alguna manera en esta vocación, he de animarte con fervor a que lo hagas, ya que no tengo ninguna duda de que llegarías muy lejos. Por cierto, PRECIOSO este último. Un besote!!

    ResponderEliminar
  8. Me gustan las imágenes... como un alpinista que trepa al cielo para pintar su magia.
    Y en la primera, lluvia caen de pronto las emociones...

    ResponderEliminar
  9. Hola, bueno para empezar no nos conocemos de nada, pero quiero decirte que me encanta como escribes, parece facil expresar todo lo que sientes y te aprecio mucho solo por eso. Di con tu blog de casualidad y me alegro de haberlo encontrado, me siento bastante bien cuando lo leo. Tus palabras cobran sentido una a una formando un relato, un poema o lo que sea, pero perfecto.
    -Marina

    ResponderEliminar
  10. Tu recuerdo que siendo tantas cosas me duele tantas veces y de tantos modos y por tanto tiempo, tanto, tu recuerdo.
    (...)
    Y de cuán poco nos sirven la memoria y el recuerdo si esencialmente y por encima de todas las cosas, venimos a ser, a día de hoy, un poco de olvido y un poco de lamento.

    Increiblemente cierto

    ResponderEliminar