jueves, 28 de febrero de 2013

recetas

abrir los ojos. mirar el techo. pensarte. mover lentamente un pié. los dedos de la mano. pensarte. mueca de preocupación. mueca de alegría. ser consciente de que llueve. fruncir el ceño. notar el cansancio en cada músculo. saber que llego tarde. pensarte. incorporarme de la cama. dolor de espalda. zapatilla. zapatilla. deambular por el pasillo como quién busca su vida. plantarme ante el espejo. ver tristeza. tener conciencia de ti. sentir alegría. quererte. lavarme los dientes. y la vida. observar las cicatrices que dejaste. las del cuerpo. el agua helada de la ducha. las del alma. el frío. algunas pocas en la mente. saber que no he llegado a conocerte. desayunar nada. vestirme con prisa. ir desgarbado. sin estilo. no peinarme. calcular a qué velocidad escapaste de mi vida. recordar lo que he soñado. saber que te he soñado. el ascensor. amar la lluvia que me espera. tus ojos. la música encendida. caminar a ritmo lento. sentir compasión por la ciudad. saber que alguna vez fue nuestra. verla sola. verme solo. imaginarte acompañada. acompasar mis pasos. ser consciente de un latido. concentrarme. rojo. verde. algunos pasos. la gente de la calle. el autobús 69. los números. los pares. saber que llego tarde. los impares. no importarme. no importarte. tocarme la cara con las manos. mecer mi barba. meditarte. sin razón alguna, pensar en goytisolo. y en palabras para julia. y recordarte. detestar que no te mojes más conmigo. ser feliz por lo vivido. rojo. verde. rojo.
.
te juro que no sabes cuánto te he querido.

17 comentarios:

  1. Mezcle todo lo anterior y añada una pizca de poesía. Cocine a fuego amargo durante una tarde de lluvia.
    Sirvase frio, como los corazones rotos.

    No importa si tardas en actualizar, nunca me decepcionas y prefiero calidad a cantidad. Besos.

    ResponderEliminar
  2. He descubierto por casualidad esta entrada tuya, y me recuerda tanto a mis recuerdos... te sigo desde ayer.
    :)

    ResponderEliminar
  3. El amor no se puede cuantificar, y sin embargo, hay intensidades que sólo se reconocen en un nombre propio.

    ResponderEliminar
  4. Si cambias el número del autobús eres yo. Gracias, por escribir.

    ResponderEliminar
  5. a veces siento que escribes desde dentro mio. Gracias

    ResponderEliminar
  6. El comentario de "Te sigo desde ayer" me ha echo pensar en cuanto tiempo ha pasado. Ella también se fue.

    Yo te sigo desde ayer, hace ya 7 años.

    ResponderEliminar
  7. ahi estas! me alegro de volver a leerte, suena gastado, impotente, cansado... suena a un día cualquiera de una época dura. Un saludo y animo

    ResponderEliminar
  8. Nadie sabe lo que duele cada corazón perdido...

    ResponderEliminar
  9. Te sigo desde hace tiempo...
    La sencillez de lo que pasa fuera, cotidianamente, lo que hacemos sin pensar, y la complejidad de lo que muchas veces pensamos sin querer
    No dejes de escribir

    ResponderEliminar
  10. Ultimamente veo demasiadas pocas letras por aqui, para lo bueno que es esto.

    ResponderEliminar
  11. Que llegue aquí después de tantos años a través de otro blog casi desconocido para mí tiene delito. Sea como fuere, aquí estamos. Un placer leer tu texto: la vida en infinitivo, oye. Pues sí, ya habrá tiempo para conjugar. Por lo que veo ahora el plan se mueve entre las formas verbales no personales. Salud.

    ResponderEliminar
  12. Y yo te quiero a ti todos los días. Me acuerdo mucho (más) cuando te ríes a treinta centímetros de mi rodilla.

    ResponderEliminar