martes, 11 de julio de 2006

efervescencia & ardor

A algunos nos suena el corazón a hojas secas y violín desafinado. A pequeña canción de amor. Y no sabemos mentir. Visitamos a viejos amigos, en lugares familiares honrosamente conocidos y lejanos. Los amigos son los únicos heroes que quedan en la ciudad. Nada de cabinas ni habitaciones mustias. Nada de poderes. Miradas que saben comprender e historias que vienen de mucho antes. Dolor artificial y palabras de fogueo. A veces no nos hace falta mucho más para justificar una espera siempre demasiado larga, para un encuentro siempre demasiado corto. Luego de vuelta a casa siempre sabe mejor porque nos sabemos más cerca, más reales y con los ojos más claros, a pesar de las persecuciones y el cielo azul..y es que Barcelona sigue siendo tierra de oportunidades.

6 comentarios:

  1. "Miradas que saben comprender e historias que vienen de mucho antes."


    Una mirada comprensiva es muy difícil de encontrar...



    P.D.: Acabo de caer que el símbolo que pones como "&" es un franchutismo...

    ResponderEliminar
  2. De las miradas sabe mucho el mar, porque a él nunca le mienten.

    "para que la luna llena nunca choque contra el suelo", para eso están los amigos.

    ResponderEliminar
  3. Los encuentros saben a poco ultimamente, sí...

    ResponderEliminar
  4. ^^^^^^^^^^^^^^^

    Esa era mi opinión...

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo con su texto... y si, Barcelona sigue siendo una tierra de oportunidades...

    ResponderEliminar