lunes, 21 de abril de 2008

sapienciales que no van a volver (excusas)

Te he visto naufragar en mis manos y rezar en silencio. Cabizbaja, perder el control de tu vida. Te he visto caer de rodillas sobre un desierto de pena, y comer las estrellas del cielo sin parpadear. Te he visto romper mis promesas y acostarte en mi orilla, como una sirena varada en un sueño fugaz. Encontrar los motivos por los que ya no podemos querernos, y descubrir que un abrazo es la mayor libertad. Te he visto reír y te he visto llorar. Te he visto creer y te he visto dudar.

Yo no sé si es peor el recuerdo de un naufragio o el recuerdo de una herida, pero sé que me duele ya no poderte encontrar.

6 comentarios:

  1. No sé cómo pero siempre escribes algo que toca fibras profundas y demasiado expuestas por ahora, destino destino, en fin, talvez sea la luna, talvez los nudos internos que no dejan salir nada y que buscan en otros lados lo que no me atrevo a decirme. Saludos de una extraña más!

    ResponderEliminar
  2. lindo.
    mira en lavidarima.blogspot.com
    que se acuerdan pero bien de ti por aquí.

    ResponderEliminar
  3. Llego vía el laberinto de creta para encontrarme un texto realmente precioso y conmovedor.

    Te sigo de cerca :)

    Gracias

    ResponderEliminar
  4. te releo una y otra vez, eres mi poeta favorito del momento..."querernos en serio", da mucho que pensar, y otra vez el rostro saado de emoción. Te quiero!

    ResponderEliminar
  5. Caminamos tan acelerados que no recordamos las secuencias del olvido.. que nos duele lo salvaje del momento, del azar del momento... cuando se vislumbra en el tiempo es aún más bello, pero no podemos quedarnos a atrapar su perfume..

    muy grande

    como ves, vuelvo

    ResponderEliminar