domingo, 4 de mayo de 2008

la (in)seguridad de sentirte a salvo (de nada)

Sara estaba tan segura de sus ojos que nunca pensó en mi nombre como en una posibilidad real de que yo pudiera largarme. Siempre pensó que yo iba a estar allí para siempre, como una estatua en una plaza o como un recuerdo en su memoria. Inmóvil y callado.
.
Pero yo tenía pies y manos y cigarrillos, y las ganas del mundo y de ti y de escapar. Y de saber como se siente uno cuando lo pierde todo y nadie le espera en casa al volver. Y de esperar horas y horas en una esquina a qué suceda algo determinante en tu vida, a que pase un perro y se muera en tus brazos, o una vecina y te confiese su nombre. Yo tenía luces y sombras y las manos muy frías como si pudiera mentir sin hablar. Yo lo tenía todo y luego no tenía nada. Su nombre y el mar.
.
.
Pero Sara estaba tan segura de sus ojos
que aquí estoy yo recordándola.

8 comentarios:

  1. Hola,me llamo May,y soy de Valencia, aunque suelo ir por Barcelona últimamente, pues estoy saliendo con un chico de allá.

    Te escribo porque hace tiempo que te leo, y cada vez me parece que tus escritos son más y más bonitos...A veces me siento un poco tú, otras veces sólo me gusta leerte. En fin, supongo que si te envio estas lineas es para no sentirme intrusa al leer tus palabras. También porque me entra curiosidad y quiero saber de tu rostro y lo que hay detrás de tantas palabras. No busco nada, pero como dice mi madre, a veces es mejor no buscar y no esperar, porque las mejores cosas pasan cuando nadie las espera.Y tus escritos llegaron de repente a mi vida, sin saber cómo, y aún hoy sigo enamorada de un azul hojalata precioso.Bueno, sólo saludar y decirte que me encanta lo que dices y cómo lo dices. Nada más.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. puff... no me canso de leerte. me encanta como te expresas...

    Un saludo mu grande!

    ResponderEliminar
  4. "...y las manos muy frías como si pudiera mentir sin hablar...". Gracias por llenar esta noche fría de palabras hermosas, desgarradoras y certeras.

    ResponderEliminar
  5. Esperar solo es el comienzo, lo inesperado es lo q cambia tu vida.

    Y xq no en vez de cigarillos, caramelos,q est�n m�s wenos y no son malos para la salud?

    :)

    ResponderEliminar
  6. Seré yo si me prometes ser tú


    y darte cuenta de que entre nosotros existe un porqué empeñado en esconderse tras las brumas. O los objetos cortantes que dejan desbordados los plañideros rostros de la nada.

    Siempre intentamos dar vida a aquello que un día fue, y nos creemos enamorados de personas que se transformaron en momentos y que ya nunca volverán.

    Ese es el error. Intentar alargar estados o estadios de una vida que son irrepetibles. Es entonces cuando llegan los reproches.

    Yo, como niña que soy, asumo mis defectos y convivo con ellos acostándome cada noche sobre la misma cama en que duermen.

    Comparto y reparto, cicatrices y tesoros a ratos desconocidos incluso para mí.

    Qué más grande que dar aquello que crees que tienes, aunque en realidad lo único posible sea verdaderamente la sombra?



    Te echaré de menos pero no me rendiré hasta el punto de confesarte mis miedos. No lo haré.

    ResponderEliminar
  7. te parecerá una chorrada
    y a mime lo parece,
    pero cuando salgo por ahí
    y se me olvida mi nombre
    o no me conviene saberlo,
    le digo a la gente que mi nombre es Sara, es mi nombre favorito;
    mi prima se llama así por mi,
    y sime encuantro con una
    es algo así como tu cuento.
    sólo puedo recordarlas
    mirarlas, joder
    qué guapas que son...
    sigues haciendo hamburguesas y ensaladas?
    nosotros seguimos por malasaña.
    pero en muy poquito me planto en barna, así que espero verte un rato... o algo así.
    gracias por palabras.

    ResponderEliminar