lunes, 29 de septiembre de 2008

creilogismos (...no es cuestión de fe, es cuestión de ritmo...)

Creo en la música, en el ángel que me dijo tu nombre, en las noches que no terminan hasta que tú lo pides, en vasos rotos, en besos pocos, en los poemas que recitas de memoria pero que no alcanzas a comprender –yo tampoco, tranquila-, creo en la honestidad de una verdad en la frente, en los puñales manchados de acentos extranjeros, en las palabras precisas, y en los cirujanos lentos –vivir no es un deporte de mal gusto, es sólo una obligación-, creo en mis amigos y en mis enemigos, en los yogures Danone (no es publicidad subliminal, hicieron mi vida mejor), en la poca tecnología que es necesaria para que tú estés conmigo –ninguna-, en las canciones de Javier de Torres y Nacho Vegas –circunstanciales pero siempre certeras-, en el cambio mal repartido entre dos personas, en un diván de mentiras.

Creo en que todo cambia lo que tú dejes que cambie. Creo que serás una gran profesora, y que yo nunca podré aprenderte –no es cuestión de suerte el tenerte cerca, es sólo inercia, tú y yo podríamos desaparecer aquí y ahora-.

Creo en tu boca y en tus pies y en tus manos y en tus dedos. Creo en creerte porque a veces no es la fe la que me mueve, sino tus ojos.

Pero también pienso muchas veces que tú ya no ríes lo mismo y que es por mi.

Buscaría un remedio si tuviera una enfermedad.

Buscaría una enfermedad si me dijeras adiós.

Total, ya hace tiempo que no somos lo que un día prometimos, y a veces el viento sopla tan fuerte que no puedo ni creer en mi.

10 comentarios:

  1. Ya podemos comentar otra vez, y me alegra ser "la primera" Y yo le creo a usted por más que usted ni lo intente, y creo en la música así como algunos creen en los cuentos de hadas...

    Brillante como siempre.

    ResponderEliminar
  2. siempre buscas como dejarnos mudos.... y de vez en vez empañarnos los ojos.

    ResponderEliminar
  3. creer. es lo que me mantiene viva. aunque muchas veces las verdades sean una mentira más grande que las mentiras. un día soñé que dios era minúsculo y me quemaba las heridas. las cenizas todo lo cubrían. y me salvó creer. creer en el miedo, creer en la mierda, creer en los hilos y el movimiento de mi frente , creer en los recovecos, creer en creer. después finalmente me desperté.

    http://www.flickr.com/photos/anartista/2554111923/

    ahi está la huella.

    ResponderEliminar
  4. hola!! soy de buenos aires, argentina..
    siempre te leo.. tus textos estan geniles..
    a veces t robo algunos para mi blog o fotolog :P

    no dejes de escribir!!!

    un besoo y mucha suerte



    RoChU

    ResponderEliminar
  5. hola! me gusta tu blog, todo lo que escribes! Saludos

    ResponderEliminar
  6. Simplemente brillante, me encanta, tus palabras dicen mucho.

    ResponderEliminar
  7. Creer, a que más. Creer en la realidad y en los sueños, en el sueño más grande y más imposible ("por que de lo posible se sabe demasiado)

    Me llegó tu regalo desde Vanessa días de intensos hallazgos, días de noches largas y diferentes.

    Gracias exiliado, a mi también me exiliaron, quizás de otro modo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. me gusto mucho lo que
    escribes
    un saludo y sigue asi

    ResponderEliminar
  9. Hace unas semanas que vengo agarrándome a las esquinas de tus palabras para pasar mis noches. Inspeccioné tu arcón de sensamientos de arriba a abajo, de abajo a arriba. Tambien como lo árabes, de derecha a izquierda y ya, para terminar de sincerarnos (al menos yo) de izquierda a derecha. Me salvó del naufragio y abortaste la misión. Dejaste de escribir. Hoy volví a pasar por tu rincón. Con más ganas que esperanza, y ocurrió. De nuevo exististe.
    PD: No tardes tanto tiempo en aparecer que en tus huídas ,causas demasiadas bajas.
    Gracias por la inspiración y por los pedazos de alma en carne viva que nos regalas.

    ResponderEliminar