martes, 3 de enero de 2017

Debe ser lo normal, lo lógico: lo que la vida nos depara.

Algo de seguridad, y un trozo de pan o algo que llevarnos a la boca,
Tener pocas certezas y muchas dudas, pero a veces la fe.

No saber decir que no a quién lo merece, y negarnos,
tantas veces, a cumplir lo prometido: ser esquivos.

Vale tanto una promesa como una botella vacía.

Y ya no queda nada que no se pueda romper,
o al menos nada que tú no hayas roto.

Debe ser lo normal, lo lógico: lo que todos esperan,

Pero aún con todo, te digo que a Dios también le tiembla la voz

cuando habla de nosotros dos.

6 comentarios:

  1. Yo he comenzado a dejar las botellas de lado, y a no hacer más promesas. Después de todo, lo normal, lo lógico, lo que todos esperan, es no cumplir lo prometido.

    ResponderEliminar
  2. Ojalá 2017 nos traiga más de una entrada tuya. Aún así, para mí siguen siendo un regalo especial, un recuerdo precioso de cuando, hace muchos, muchos años, vine a parar a tu blog.

    ResponderEliminar
  3. Pensar...y en ti otra vez.ver(des) tus ojos y azul mi fe.liz si nos atrevieramos.sin vergüenza fuéramos.a un cruce de caminos.tendriamos niňos. Y volver a verte sonreír. 13:31 capiluca

    ResponderEliminar
  4. No me gusta lo normal, ni lo lógico ;-) Una alegría volver a leerte, y tu comentario, totalmente inesperado. Gracias. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Desde algun de Argentina. Un gusto leerte una vez mas. Seas quien seas no dejes de volver siempre.

    ResponderEliminar