viernes, 8 de julio de 2005

personal

Yo no necesito que me diga eso, porque desde hace tiempo, aquí solo creemos en frases imperfectas. El día que me dio el mordisco detrás de la oreja, creí que era por amor, y ella me dijo que no. Jugaba con sus dedos a trenzar melodías en mis ojos, como una caja de música que no deja de sonar, y que no tiene melodía. A poco de que cogió este vicio, empecé a vestir ojeras, día si, día también, porque fabricabamos música de usar y tirar, mientras nos tumbabamos por las calles, y contabamos estrellas y estrellados. Nunca llegabamos hasta el mil, y además nunca aprendimos a contar cosas, que no fuesen mentiras hermosas. Ella hilaba muy bien sus palabras, y yo la aplaudía como un devoto, hasta que empecé a entender. Nos estabamos quedando vacíos. Olíamos la libertad desde cualquier rincón de la ciudad, pero nunca la pudimos tocar, porque se escapaba como los veranos de sal y arena. Ojos azules, tenía y tiene los ojos azules, pero yo no se los puedo mirar. También superamos las fronteras personales, y olvidamos lo demás, todo lo demás. El hueco de la escalera era el lugar ideal para llorar, y deshojar margaritas de papel, me quiere, me odia, me besa, me oprime, me mata, me asusta, bis, bis bis..Yo comencé mi colección de canciones tristes, para días de pena y resaca, encabezada muchos meses, por CARTA AL CIELO, y luego la quemé. Entendí que tenía miedo de aquello que todos tememos, y no sabemos lo que es, ni de donde sale, ni siquiera podemos ponerle un nombre, o un color (es gris), pero yo empecé a ver en ello su nombre, y empecé a temerla, como los niños tienen miedo del hombre del saco. Imagina lady, ese es un temor muy grande, para un corazón tan pequeño como el mío. Morí tres veces en un mes, pero por suerte siempre dejo las cosas a medias, y aquí estoy. Nunca se irá de mi, hay cosas que no se atreven a largarse, como mis putos recuerdos, como tus dulces promesas. Ningunos se cumplieron. Eso no pasó. Yo no juré y tú no prometiste. Las soledades compartidas me seducen. Ella me atrae, y me detesta. Algún día le daré su merecido. Entretanto, empieza mi verano, y aunque no es mi cumpleaños, toca celebrar que nos volvemos a ver. Este soy yo, o todo lo contrario -a lo sumo puede ser mentira..y..¿que más da?-

640x480px - 17.9 Kbytes

hoy me puse mi mejor traje, aunque no había ninguna fiesta,
la verdad, ya no sé si la quiero, no me importa lo que te parezca...

11 comentarios:

  1. ¿nunca os enamorasteis de una media verónica? nosotros si..

    Les eché de menos, a todos los que pasan y los que no pasan, poco a poco intentaré volver a leeros a todos y a todas, aunque necesito mi tiempo, no me encuentro muy bien aún..

    "me mordí por no firmarles" nada mas pasar por sus paginas, pero las prisas me matan..en fin..libertad, verano..a algunos sé que pronto les veré..igual antes de que lean esto..

    ResponderEliminar
  2. Angel theangel:

    rebienvenido amigo Dani...cuan gran placer....
    Hace referencia a una CARTA DESDE EL CIELO... ya sabe que una de mis grandes dudas en esta vida es sie el cielo está lleno o vacío y que alguna vez tuve tentación de ir a comprobarlo, aunque la vida me ha dicho que me quede un rato mas y que no quiera comprobar nada con tanta velocidad y que deje fluir las cosas.
    un placer volverle a ver.
    cuidese

    ResponderEliminar
  3. es usted grande amigo dani.

    no se vuelva a ir

    ResponderEliminar
  4. ehh...

    soy natalia (el comentario anterior era mio xD)

    ResponderEliminar
  5. Angel, aparte de que se le quiere, porque es un superman particular, y un boss, decirle, que nuestro cielo, está en la tierra, hasta que no nos demuestren lo contrario, y que tengo ganas de verle pronto, o en un evento llamado Mundial Calamaro en su defecto..donde si no hace mucho calor, tal vez vuelva a ponerme mi camisa de los conciertos, para disfrutar todos juntos..

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    Encantada de volver a leerte.
    Un abrazo de bienvenida

    ResponderEliminar
  7. Bar Soledad
    (Letra y música: Ariel Rot)

    Bar Soledad,
    tus amigos dónde están
    almas grises, naufragios, cicatrices,
    recuerdos de días felices, que sabes que no volverán.

    Ella, ya nada espera,
    el no hace otra cosa que esperar
    otra copa y otra vida rota
    y en ese rincón del mundo
    juntos construyen su hogar.

    Hey, a dónde vas
    déjame que te acompañe, ya no hay nadie, se hizo tarde
    y al final, cada día es igual, en el Bar Soledad.

    Tira, la rueda gira
    y ayer no más la vida giraba igual
    la sonrisa ya no brilla en tu boca
    si esa maquina loca se lleva lo poco que hay.

    Soledad te invita a un trago, eso quiere decir que va a cerrar
    sólo un trago antes de irse a la cama, si total mañana nos volvemos a encontrar.

    Hey, a dónde vas
    déjame que te acompañe, ya no hay nadie, se hizo tarde
    y al final, cada día es igual, en el Bar Soledad.

    Y ese extraño poder que distrae un ratito al dolor
    y el deseo que nunca descansa y la dulce esperanza de alcohol
    las noticias de ayer, los fracasos de hoy
    la alegría fingida que la soledad compartida se lleva mejor...

    ResponderEliminar
  8. CARTA al CIELO - Javier Corcobado

    Querido cielo, las alas llevan
    rozando el aguardiente del amor

    Querido cielo el crepúsculo anuncia
    lo quirúrgico de tus silencios

    y mirame cuando ya no pueda amar
    trae la seña definitiva
    un arco iris atravesando
    la sombra de un corazón,
    de un corazón

    miles de ángeles ya murieron,
    por beber besos de luna llena
    pero dejaron sus dulces huellas
    sacrificadas en nuestras venas

    nadie me besará cuando yo muera,
    nadie me amará cuando me muera,
    cuando me muera

    Querido ángel, estás aquí,
    en el rugir de las guitarras,
    mirando azul, nuestros lamentos,
    perros de felicidad..

    Querido cielo no quiero morir,
    largate lejos de mi canción
    Querido cielo vete de aquí
    no quiero verte ni en mis sueños,
    deja mis sueños..

    Pero la rabia de vuestras armas,
    en copa rota se tornarán,
    y vuestras lágrimas, ríos sin mar,
    en una noche sin tu belleza

    Nadie me besará cuando yo muera,
    nadie me amará cuando me muera,
    cuando me muera

    ResponderEliminar
  9. Gracias Dani por volver y volver a compartir con nosotros sus entrañas. Porque sus textos sudan emociones. Gracias por no dudar ni un instante en que hasta que alguien diga lo contario, el cielo está bajo nuestros pies.

    Me alegra haber vuelto de vacaciones y encontrar perlas como su texto en mi ordenador.

    Un abrazo.

    cloud

    ResponderEliminar
  10. de vez en cuando te leo, y hoy me encuentro con esto. algunas frases admirables. "aquí sólo creemos en frases imperfectas". "fabricabamos música de usar y tirar,(...) y contabamos estrellas y estrellados"."Entendí que tenía miedo de aquello que todos tememos, y no sabemos lo que es, ni de donde sale, ni siquiera podemos ponerle un nombre, o un color (es gris), pero yo empecé a ver en ello su nombre, y empecé a temerla, como los niños tienen miedo del hombre del saco".
    en especial "Este soy yo, o todo lo contrario -a lo sumo puede ser mentira..y..¿que más da?-".Esa frase duele más que la cresta.

    para comentar, si te interesa, escríbeme un mail (no encontré el tuyo).saludos.

    ResponderEliminar
  11. llevo aproximadamente 30 minutos robandome el tiempo que corresponde al trabajo, leo tu blog y me parece ver a alguien entre lineas, ciertamente estas lineas no son simples oraciones con cierto orden..

    estas lineas son sentimientos, son alma, son lineas eternas.. casi tan eternas como tu..

    fue excelente decision aplazar mi trabajo para leerte..

    ResponderEliminar