martes, 8 de marzo de 2005

alejandría

Coges un cigarrillo y te tocas el pelo,
y aún no es tarde en Alejandría,
el sol se está poniendo por occidente,
y todo es perfecto, como tu risa,
como tu prisa por caer al suelo,
desvanecida entre nombres de flor,
que olvidaremos antes de morir.

Esto de vivir corriendo, vivir deprisa
no es como lo habíamos imaginado,
en un colchón de estrellas llega la noche,
y seguro, que alguna de ellas es como tu,
impresvisible y fugaz, como el recuerdo,
sensible y atroz, como el dolor,
o simplemente irresistible, como tu olor

Cae la ceniza lentamente y te fumas la vida,
con aires de Greta Garbo, o quizás soy yo
el que pierde la razón con el cansancio,
y confunde las letras con la inspiración

No hay comentarios:

Publicar un comentario