jueves, 8 de septiembre de 2005

lo más difícil de todo es la despedida de quien no te puedes separar


para rojo, verde y azul

Ahora visto inviernos prestados, inimaginable para ti. Antes de conocernos, antes de nunca, no habrías dado un duro por mi, y ahora tampoco. Pero es el precio que hay que pagar, supongo, por vivir. Se agradece que a tu lado, la vida haya sido vida y que la pena haya sido pena. Por fin. Por una vez.

Yo me declaro culpable de todo lo que ha sucedido, y de lo que no. Porque fui yo quien te fue a buscar, y el que te trajo a este camino de cardos. Yo te hice perder. Te hice romper promesas que nunca prometiste, y te hice volver a nacer. Demasiado para ti. Incluso, si hay que ser estrictos, te hice querer a chicos con remeras negras, y peinados down. No te merezco.

No te olvides de odiarme, porque debes hacerlo para liberarte. Ni de olvidarme una vez a la semana, o dos. Esto que te digo, no es prescripción médica, pero cumplelo. No es una certeza, pero seguramente, nos volveríamos a hacer daño, en cualquier lugar. Y entonces, tú serías culpable también, y no quiero eso. Porque yo soy profesional en comerme la pena, y el olvido, y tú una amateur que viste jeans de quince primaveras. A veces la primavera no es una gran estación, ni un buen apellido, por eso buscamos el calor del invierno. Para dibujar en blanco y negro, lo que en verdad no tiene estilo. Por eso vestimos inviernos lejanos y ajenos. Para salvarnos. Para salvarte.

Algún día lo comprenderás...

15 comentarios:

  1. porque sí, porque hay un espejo que nos refleja a todos en tus textos...

    porque se esparcen los colores y nos adueñamos de ellos...

    GRACIAS DANI.

    ResponderEliminar
  2. Y las televisiones ya sólo se venden en color. Está rayado en los discos de vinilo... Pero ya no hay gente que escuche discos de vinilo. Ni que vea películas en blanco y negro. Ni los discos se rayan. Ahora las despedidas son en color. Con canciones compactas, de sonidos de alta calidad.

    ResponderEliminar
  3. A veces, para conseguir que nos olviden...nos tenemos que hacer odiar.



    pd: yo sigo, y seguiré SIEMPRE escuchando vinhilos. xD

    cloud.

    ResponderEliminar
  4. Como dice el tito Sergio:

    SOOOl de mi vida...
    fui un fracasao...
    y en mi caida,
    quise dejarte a un lao...
    Pooorque te quise tanto
    tanto que en mi rodar..
    para salvarte,
    solo supe hacerme odiar.

    me recordó al tango.
    lo tengo grabao dentro.

    que gran texto, una vez más..
    y las fotos..como diria rob,
    de donde saca tanto neón?
    google tiene neón?

    ResponderEliminar
  5. el tango ese.....

    lo mismo que le dije yo cuando lei este magnífico texto

    flipa

    ResponderEliminar
  6. nunca busqué "neón" en google. Creo que no lo entendería él.

    El neón son las chicas azules. Para mí, está claro.

    ResponderEliminar
  7. Ya le había comentado mi opinión sobre el texto.
    Pero verlo con foto y título es increíble. A veces no encuentro las palabras para opinar sobre lo que leo aquí, y no lo digo como explicando que "es fenomenal", si no que es algo extraño lo que pasa por mi cabeza, no sé cómo describirlo.

    Sólo quiero decir que leo el texto y veo la bufanda, entonces pienso algunas cosas, no sé...

    Enohrabuena, Dani, por si nunca te lo había dicho, tienes la capacidad de hablar de cosas de dentro de todos...
    Grande!

    ResponderEliminar
  8. quinze, ça en est pas trop, ça en est jamais trop.

    Esto tuve que decirlo así, o aproximadamente así. Me faltó alguien que me soplase las palabras.

    Quince no es demasiado, nunca es demasiado.

    Ella lo supo desde el principio.

    ResponderEliminar
  9. 'no te olvides de odiarme...'
    no te olvides. no te olvides de odiarme. de odiarme.
    tengo fiebre y el frío en la columna. el otro día me olvide de odiarme.

    ResponderEliminar
  10. Al final todo se comprende... es mejor jugar limpio... y no inventarse piezas para que encaje el puzzle.

    ResponderEliminar
  11. Al final todo se comprende... es mejor jugar limpio... y no inventarse piezas para que encaje el puzzle.

    ResponderEliminar
  12. Después de algunos-varios meses, el verde se hace presente.

    Recordaba este texto.
    Por alguna razón, lo recordaba de forma especial y con un poco de tristeza también. Tal vez me adelantaba yo a cosas que no sabía; o quizás retrocedía a días que ya no estaban... igual, el denominador común: lágrimas (días de denominadores).

    El verde es un color ("ya amar ese color que siempre quise odiar"), y algunos-muchos dicen que yo soy verde. Por lo tanto llego a la conclusión de que soy un color... un poco desteñible, un poco diluible; buscando el material preciso para convertirse en un color indeleble (lo encontrare-emos??). Y a veces creo que mis lágrimas son verdes... así como sueño que las tuyas son azules (lo son, verdad??)... tú viste las mías... pocos lo han hecho... este text lo ha hecho... supongo que era vital que el autor pudiese también verlas.

    Y te agradezco por esta nube que hiciste con palabras.
    Y te agradezco, porque ahora además de hacer telares, eres un fabricante de nubes...

    ResponderEliminar
  13. Hola, tal vez no leas esto pero aún así decidí escribirte. ¿te ha pasado alguna vez andar sin buscar pero sabiendo que andas para encontrar? tal como dijo cortázar, ahora comprendo mejor...al hacer caso a mi curiosidad y abrir la casualidad que me llevó a tu blog,al abrir esta entrada,lo primero que veo es una foto de esta chica que por un momento pude jurar era yo...

    ps:sommes nous les jouets du destin?

    ResponderEliminar
  14. Estamos en completas y absolutas manos del destino...y llego a leer esto, si..de casualidad como siempre.

    Tal vez seas tú?

    ResponderEliminar
  15. Por eso siempre traigo escrita esta frase en mis zapatos, con tinta negra para no olvidar y sin embargo, de vez en cuando, aún me sigue sorprendiendo... "Nous sommes les jouets du destin"


    Sí,tal vez era yo, o tal vez...

    ResponderEliminar