jueves, 19 de abril de 2007

un progetto di vita

A ella le supo a derrota, y yo solo la pude abrazar. Como cuando eramos felices y nada se parecía demasiado al olvido. Como cuando todavía teníamos intactas la fe y el corazón. Ella dijo que no volvería a pensar en mi, y que odiaría todas las cosas que hicimos juntos, y lo cumplió. Yo dije que detrás de todas las puertas hay algo de verdad y algo de mentira, pero que a pesar de todo la abrazaría todos los días del resto de mi vida y no lo cumplí. Y pensé que las promesas dolían tanto como el silencio, pero eran peores. También pensé que era más facil romper una promesa que un silencio aunque a veces parezca lo contrario. La miré como queriéndome morir en ese instante. Ella juró que la culpa no era del mar, pero yo sé que sí. Y que la culpa no era del frío, pero yo sé que también. Lloré. Supongo que de aquella manera en que lloran los que se han equivocado, o tal vez de un modo peor, porque yo elegí equivocarme. Cuando ella lea que no existo sonreirá, y querrá que sea verdad. Tal vez no, tal vez sólo querrá creer que es verdad, y en verdad da igual porque nada importa tanto. Ella nunca me quiso.
Y eso me supo a derrota, y ella no me quiso abrazar...

6 comentarios:

  1. "Detrás de todas las puertas hay algo de verdad y algo de mentira", al igual que en las promesas de odio... el odio es algo tan versátil que no puede prometerse, porque siempre lleva amor implícito.

    ResponderEliminar
  2. Te descubro, leo, me recorro algunas entradas, echo un vistazo a los pasos del ayer y dejo un comentario -no podría dejar de hacerlo-.

    Me gusta como escribes, me gusta el carácter circular de este "mini-relato".


    Un saludo... desde el otro lado

    ResponderEliminar
  3. Da igual lo que se piense, da igual lo que se sienta... Cuando el amor no es verdad y cuando te borran del pensamiento, no hay peor muerte! "Y aún sabiendo que mentías, me callé. Y me prenguntas si te amé..."
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. El desamor es una manera de morir en vida,el amor llega te atrapa te seduce se corrompe duele y se instala en el rencor de por vida, ojala vivieramos más de una vez

    ResponderEliminar
  5. Podría haberlo escrito Ray Loriga, eres maravilloso sule

    mua!mua!

    sol,col.

    ResponderEliminar