jueves, 24 de mayo de 2007

un dealer, dos dealers, tres dealers, pero mañana nadie recordará nuestros nombres

5 comentarios:

  1. Touché, como aquel primer texto “personal”, con el que te conocí hace casi ahora 2 años… y desde entonces. Hay algunas personas, pocas, pero algunas, a las que nunca les dicen que no, o que adiós, o que lo siento; o se lo dicen pero como se aprenden la teoria de la relatividad, o del relativismo, o la que más les conviene, saben darle otra magnitud a la tragedia, y mira, no es culpa suya, no nos pongamos envidiosos, pero sé que se pierden un indefinido “algo”. “Algo” que luego, creo, influye un poco en la bondad de las personas.

    Espero con gusto el día que escribas algo lleno de síes, y de chicas que se quedan, y de camas que se llenan de abrazos infinitos… sin dejar de ser tú.
    Un beso, dos besos, tres besos.

    ResponderEliminar
  2. sólo sé decirte, que sí, esa nota cayera sobre la superficie húmeda de mis sábanas, no tendrías hueco en ninguna palabra que pronunciara exilio.

    sólo puedo decirte que me han conmovido tus Dioses desnudos, el rayo en su rodilla, y tu corriendo como sombra tras su sombra.

    ha sido un placer volver aquí.
    un beso de atardecer...

    ResponderEliminar
  3. Un abrazo enorme de un corazón roto... Siempre hay que mantener la ilusión... Eso me digo yo cada mañana cuando me levanto al ver que la persona por la que habría dado todo pensó en su día que era más divertido jugar con mis sentimientos que amarme como yo la amaba... Aunque nunca vayas a leer ésto, quiero que sepas que te amo, mi chiquitina... Mi Liz...

    ResponderEliminar
  4. a veces, yo también, a veces, sí, ojalá, suspiro, goytisolo, martín, "el pariente pobre de la duda"...

    a veces, sí, muchas, todos somos tú. no es fácil, no basta con desearlo...

    sí, sí, sí...

    ResponderEliminar
  5. Donde estas?? echo de menos tus letras!
    besitos

    ResponderEliminar