martes, 10 de mayo de 2005

karel



Recuerdo pocas cosas de entonces, pero a ti te recuerdo. Tenías las manos siempre frías y olvidabas con facilidad, con el atractivo que eso podía suponer para alguien huerfano de sentimientos, al que tampoco le importaba borrar el pasado. Me mirabas distinto a las demás, sin prejuzgar, sin perdonar, no dabas importancia a la evidente cojera del lado del corazón, ni al temblor de la boca al hablar y eso era algo grande para mi, algo que nunca entendí, y que nunca quise relacionar con la compasión. Nadie nos podía asegurar que los besos supieran bien. Había que intentarlo, había que meterse en el charco, para acariciar el barro, y de paso sonreírle a tus labios. No puedo jurar a qué supo el primer beso, pero sé que los siguientes no dolieron. Todo parecía azul aquellos días, y tu decías que no, que era negro, pero que dolía tan bien..Nunca más volvimos a hablar de colores, solo de dolor. Creíamos en las estrellas -hay que creer en algo, aunque no exista-, pero odiabamos los Carnavales. Los días pasaban rebeldes sin seguir el orden del calendario, y las estaciones no tenían parada en nuestro andén de cartón. Carretera y balas de fogueo, para disparar al cielo, sin herir a nadie. Nunca había nadie al otro lado. Me ahorré un montón de agradecimientos en el primer disco, porque solo era para ti, y nunca lo sabrán. Ahora olemos a perfume barato de autoservicio, y ponemos el tocadiscos por las noches. Las escaleras ya no saben subir, es caída libre. Los sobres vienen llenos de promesas sin cumplir, y sin excusas. Nosotros solíamos decir aquello de "mañana más", y ahora el mañana no existe, ni tú, ni yo. Yo te tocaba el labio para pedirte perdón, y tú dibujabas sombreros en la pared para evitar la lluvia. Ya no llueve, nunca llueve. Solo nosotros. Esperabamos pequeños milagros, sin tener en cuenta la soledad. Nada valía una lágrima, y a pesar de ello, llorabamos frecuentemente. Un día cualquiera, algo empezó a doler por dentro, y tú te borraste del mapa. Yo miraba flores en los parques, pensando que eran canciones, y no. Los espejos de la casa, dormían de cara a la pared, y estaban rotos. No quería verme, ni que me viesen ellos. Volviste a mediados de agosto, de vacaciones, para robar y matar en el barrio, y desnudarte en la ventana detrás de las cortinas. Yo seguía pensando en ti, creo. Tu ropa campaba a sus anchas por la casa, y yo cada vez salía menos por temor a encontrarte de nuevo. Tenía miedo de mi. Llamaste a la puerta, yo estaba escribiendo una redacción sobre las chicas de mi vida, y el porque. Me caí. Me colgaste. Y te comiste el corazón con doble de alevosía.
Ya he perdido la cuenta..y ahora...another life without you..

7 comentarios:

  1. Sigo leyéndole señor...como siempre, emocionandome.

    Cloud.

    ResponderEliminar
  2. "no dabas importancia a la evidente cojera del lado del corazón, "

    Impresionante foto

    ResponderEliminar
  3. Y en Italia llueve, tal día como hoy, mientras escribes esto.

    Pero nadie entiende de dónde caen estas gotas.

    Vuelvo al porche, por si aparecéis también vosotros.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar