miércoles, 13 de octubre de 2004

amor t-180

No estoy hablando de un avance de la ciencia ni de la técnica, en materia amorosa, porque nunca avanzan, tampoco hablo de una maquina de eyaculación masiva, para solitarios y desgraciados..que todos los supuestos líderes de la humanidad quisieran tener, solo hablo de coordenadas desordenadas, y de carreteras secundarias..de padres que no piensan en sus hijas, y de hijas que no se plantan ante sus padres..incluso hablo de pesudonovios, que no tienen ni voz ni voto, solo corazón, y a veces, con eso no basta..aunque debería sobrar..Hablo de ciento ochenta kilometros, días, grados, peces, y colores..de una resolución de la ONU, que dice que hay que querer, antes que morder, y de desobedientes civiles, que muerden y no saben querer..Hablo de que sin dinero, puedo vivir, sin comida, puedo intentar sobrevivir, y sin ti..hubiera preferido no tener que vivir, pero fue así..que tuve que vivir sin ti, sobrevivir con poco dinero, y comer todos los días..principalmente mis propias uñas..pensando..quien amarraría ahora en tus ojos azules..tengo tu foto aún, guardada..en una caja, que cierro con llave, y que guardo en el fondo del armario..no sé si por protegerte, o si por protegerme de los recuerdos..que forman una peligrosa banda que amenaza con destrozar mi cabeza, si no accedo al chantaje de olvidarte..Es una caja, pero no es una caja fuerte, es una caja débil como yo..cada día tengo la llave en mi mano infinitas veces, cada día abro el armario..pero no quiero ver la foto, no quiero ver que ya no estás..eso lo sé ya..de hecho..es un clásico básico en mi poco saber..que estoy solo..rodeado..pero solo..como todos lo estamos bastante aunque estemos acompañados, y multimillonario el pobre que no está solo, porque tiene a alguien, cerca o lejos, que sonríe en los espejos de la pared de su casa..aunque no esté..180 soledades en otoño..son seis meses, ni me había fijado..la "t"..bueno..podría decir que sé lo que es, pero solo sé lo que era, un lugar, un espacio-tiempo de hace una década casi..y que seguramente no está donde la dejé, donde me dejó..

1 comentario:

  1. A veces escondemos los dolores en un cajón y otras veces en un armario bajo 4 vueltas de cadena y un tres candados de múltiples y posibles combinaciones numéricas.
    A veces creo que la soledad está poco valorada, a sabe, no estoy solo, me acompaña mi propia soledad, pues eso tiene unsted que apreciarla, porque a veces se echa de menos incluso el dolor que provoca.
    salu2 como siempre y un abrazo
    angel theangel

    ResponderEliminar