sábado, 23 de octubre de 2004

volver

Volvió el dolor para doler, volvieron las canciones del ayer, para cantar en mi terraza, volvió el otoño para hacerte caer, para hacerme caer, las hojas se emancipan de los árboles, no caen, se tiran, escapan, huyen, nadie quiere una vida pegado al cien por cien, quizás si, no lo sé, no tengo una opinión formada al respecto, porque nunca me he sentido realmente pegado a nadie, al menos suficientemente ni recíprocamente, y aún queda esperanza, para esperar y soñar despiertos, y que la luz que se cuele por debajo de la puerta, no sea la luz del pasillo, sino tú caminando desnuda camino de mi cama, y dormir juntos, despertar pegados, con las sábanas, dibujar un solo perfil en el armario del fondo del cuarto, seremos siameses los meses impares, y el resto gemelos..pero algo en común tenemos que tener, si solo pienso en tí. Tú no sé en que piensas, aunque realmente lo puedo deducir, y no sé si decirlo, o decírtelo..Volvió el frío para helar tu espalda, y el cariño para darnos abrigo, yo volví a las tres de la tarde..y espero..¿tu a que hora vuelves, lady?

3 comentarios:

  1. y las cosas vuelven, y luego se van, y asi todo el tiempo..y las personas llegan y se van..y no podemos quedarnos inmôviles...a esa lady, si se demora mucho, no hay que esperarla mâs. todo vuelve menos el tiempo y la espera. aun cuando la espera, a veces, sea algo agradable, sofisticado, elegante. la espera es un asunto de valientes, y en esas letras hay uno.

    ResponderEliminar
  2. Angel theangel
    que decir cuando tus textos lo expresan todo tan bien.
    gracias por los recordatorios y por explicarnos cosas...
    siempre, no lo deje

    ResponderEliminar